Meditación por un cuarto de hora

 

Aquí la meditación sobre uno o más misterios debe hacerse sin el rezo simultáneo de las décadas del rosario, puede ser sobre un solo misterio por 15 minutos, o todos los 15 misterios deteniéndose en cada uno por alrededor de un minuto, o, nuevamente, sobre dos o más misterios durante el período.

Esta meditación debe asimismo hacerse en el espíritu de reparación al inmaculado corazón de María.

La meditación consiste en repasar los acontecimientos como si uno estuviera allí presente, o en considerar lo que uno podría haber hehco si se hubiera estado presente durante los sucesos; y en decidir cambiar, según la lección enseñada en el misterio, el comportamiento propio en casa, en el trabajo, en el tratamiento con la gente, etc.

A muchos les resulta difícil meditar porque no han hecho el intento antes. Pero puede comenzarse usando imágenes que representen los diferentes misterios, o leyendo lenta y devotamente las meditaciones apropiadas, o incluso con leer los relatos del Evangelio que contienen los misterios, con comentarios o sin ellos.

A los que no pueden leer se les recomienda que pasen un cuarto de hora recordando todos los hechos que conozcan sobre el nacimiento, la infancia y juventud de Jesús (misterios gozosos); sobre los sufrimientos de Jesús representados en Cuaresma, Semana Santa y las estaciones de la cruz (misterios dolorosos); y sobre pascua, la ascensión, la venida del Espíritu Santo y su efecto en los apóstoles y el mundo.

Considerar, además, la vida de nuestra Señora desde Pentecostés hasta su muerte y asunción al cielo, donde ejerce su privilegio como Madre de Dios a fin de obtener de su divino Hijo las gracias para sus hijos en la tierra, incluso descendiendo a la tierra en ocasiones para advertirnos de los grandes peligros venideros y para darnos la ayuda oportuna para combatirlos.

Ha habido muchas apariciones de nuestra Señora, pero en Fátima por primera vez pide la meditación del rosario. Es obvio que esta petición es para ayudarnos a rezar el rosario adecuadamente y sacar muchos auxilios para la enmienda de nuestras vidas y nuestra santificación.

Si muchos no rezan el rosario adecuadamente o se consideran incapaces de ello, es porque no están familiarizados con los acontecimientos relacionados con cada uno de los misterios y su trascendencia para con nosotros.

La meditación, según la petición de nuestra Señora, nos ayudará a concentrarnos en cada una de las escenas del Evangelio en el misterio y a recordar las lecciones que contienen.

previous arrow
next arrow
Slider

MISTERIOS GOZOSOS

PDF
PDF
PDF
PDF
PDF

MISTERIOS LUMINOSOS

PDF
PDF
PDF
PDF
PDF

MISTERIOS DOLOROS

PDF
PDF
PDF
PDF

MISTERIOS GLORIOSOS

PDF
PDF
PDF
PDF
PDF