191.📍El obispo vestido de blanco
#FatimaParaHoy pag 87

⚪️ A la cabeza de la procesión de gente que va subiendo la montaña está el papa, tembloroso y con gran dolor y pena; pasa junto a las ruinas y los cadáveres.

🛤💒✝️ “El camino de la Iglesia se describe así como un viacrucis” —escribe el cardenal Ratzinger—, “como camino en un tiempo de violencia, de destrucciones y de persecuciones”.
⚪️ Ratzinger vio en la imagen del papa a todos los papas del siglo XX, comenzando con san Pío X para terminar con el papa Juan Pablo II.
⚪️ Todos ellos compartieron los sufrimientos del siglo y se esforzaron por guiar a la Iglesia, pero el papa Juan Pablo II tuvo un destino particular:
⚪️ En la visión también el Papa es matado en el camino de los mártires. ¿No podía el Santo Padre, cuando después del atentado del 13 de mayo de 1981 hizo que le llevaran el texto de la tercera parte del “secreto”, reconocer en él su propio destino?

Había estado muy cerca de las puertas de la muerte, y él mismo explicó el haberse salvado, con las siguientes palabras:
- “fue una mano materna la que guió la trayectoria de la bala y el Papa agonizante se paró en el umbral de la muerte” (13 de mayo de 1994).

⚪️ Que una “mano materna” haya desviado la bala mortal muestra solo una vez más que no existe un destino inmutable, que la fe y la oración son poderosas, que pueden influir en la historia y, que al final, la oración es más fuerte que las balas, la fe más potente que los ejércitos.

⚪️🧖🏼‍♀️ La “mano materna” a la que el papa Juan Pablo II dio el crédito de haberlo salvado fue la de Nuestra Señora de Fátima. Le habían disparado en el día de la fiesta de la Virgen, el 13 de mayo, y en el primer aniversario del atentado él fue al santuario de Fátima para darle gracias por salvarle la vida. Colocó en el altar la bala que lo había herido, que posteriormente fue incrustada en la corona de la imagen de la Virgen María.

⚪️ Los médicos que atendieron al papa caído reportaron que había estado muy cerca de la muerte. Para el momento en que llegó al Hospital Gemelli de Roma, había perdido tres litros de sangre, y su presión sanguínea estaba bajando rápidamente. Cuando el papa fue llevado a un quirófano perdió la conciencia, y su secretario le administró la unción de los enfermos. Se necesitaron cinco horas de operación para cerrarle las heridas en el colon y quitarle medio metro de intestino dañado. Si la bala hubiera tocado sus órganos vitales o arterias principales, es muy probable que el Santo Padre no habría sobrevivido. El cardenal Bertone escribe: “La vida del papa fue salvada in extremis. Fue como si hubiera muerto y luego hubiera sido arrebatado de las fauces mismas de la muerte. 
.
#fatimazoporlapaz

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: