CONSAGRACION MARIANA

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 

La Consagración de uno mismo a Jesucristo por las manos de María, es un acto  personal de amor.

Es una perfecta renovación de las Promesas Bautismales

Consiste en depender de Jesús por María, para todas las cosas de la vida diaria.Prometemos a Jesús por María, vivir en completa dependencia de Él; prometemos hacer todas nuestras acciones para Él en unión con María.

San Luis Ma. Grignon de Montfort decía: "No será entendida igualmente por todo el mundo. Algunos se pararán en lo que es exterior a ella, y no adelantarán más, y esos serán la mayoría. Otros, en número reducido, entrarán en su espíritu interior; pero sólo subirán un escalón. Quién subirá el segundo escalón?, quién llegará hasta el tercero?..." (Tomado de La Verdadera Devoción a María)

.En pocas palabras, es pedir a María su asistencia maternal para vivir los compromisos bautismales y ser COHERENTES con la fe que profesamos.

 

❤️ Dejar que Ella te lleve. Consagrarse a María significa ponernos en sus manos sin condiciones, sabiendo que Ella conoce mejor el camino y que podemos dormir tranquilos en sus brazos de Mad

❤️ Conocer el Corazón de Cristo. Consagrarse a María significa vivir permanentemente en su Inmaculado Corazón, en el interior del Divino Corazón de Cristo. Ella es el Sagrario perfecto donde reside el Señor.

❤️ Unión total con María. Consagrarse es vivir en total unión con la Madre, de modo que Jesús viva en cada uno de nosotros por medio de Ella. ¿Quién conoce mejor al Hijo que su propia Madre? 

❤️ Vivir por Él a través de Ella. Consagrarse a María es, en definitiva, obrar siempre por María, con María y para María. Es ser su soldado. Es levantarte y ponerte al servicio de lo que Ella te pida

La consagración a María básicamente quiere decir darle nuestro permiso para realizar su obra maternal en nosotros, la cual es transformarnos en otros Cristos.

 

¿Cuál es el propósito de consagración a María al fin y al cabo? ¿Qué pasa si ya tengo una devoción a María, rezo el Rosario y ya pido por su intercesión?

❤️ Consagración a María es profundizar nuestra devoción y relación con Jesús a través de Nuestra Señora

Si ya se tiene un cariño especial por María y te diriges a ella frecuentemente, la consagración es un siguiente paso muy natural.

Pero si realmente no tienes una devoción o no conoces a Nuestra Señora, la consagración Mariana puede ser el puente que te una a ella de una forma especial.

Cuando nos consagramos a María, le damos nuestra vida y nuestro ser por completo, así como todo lo que ameritamos por nuestras oraciones y obras para que pertenezcamos más enteramente al Señor.

Le damos todo lo que somos y hacemos a María para que se lo presente al Señor y haga con ello Su voluntad.

¿Por qué darle todo a María? Porque ella es una madre buena. Sólo quiere lo mejor para nosotros y todos sus hijos.

María quiere conocer, amar y servir a Jesús aún más. Ella quiere que lleguemos al Cielo, más que lo que nosotros mismos lo queremos.

Ella invierte en nuestra felicidad, tanto temporal como eterna. María toma todo lo bueno en nosotros y lo que hacemos, agrega su gracia y se lo presenta a su Hijo. Y lo mejor de todo es que es ella quien nos presenta ante Jesús, con nuestra pequeñez y nuestros esfuerzos insignificantes.

 

¡Todos! Todos aquellos que desean vivir su bautismo, es decir, todos los que quieran ser santos pueden y deben hacer esta consagración

Para los principiantes, ¡es luz!

Para los débiles, ¡fuerza!

Para los fervorosos, ¡ideal!

Para los santos, ¡heroísmo! 

Los padres pueden consagrar a sus hijos. Los Párrocos a sus parroquianos, los Obispos a sus diócesis, el Primado o el representante de la Conferencia Episcopal a su país, el Papa a todo el mundo. También los jefes de estado pueden consagrar sus naciones de común acuerdo con la autoridad eclesiástica del país.

Este camino espiritual por el cual nos encadenamos a María, para liberarnos de la “cruel esclavitud del pecado y del demonio”, para convertirnos en “perfectos discípulos de la Sabiduría encarnada, Jesucristo”, es un camino abierto a todos los bautizados y pecadores.

¡También para ti! “Todos los fieles, de cualquier estado o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la Caridad” (Concilio Vaticano II, Iglesia, 40).

San Luis María predicaba este camino que él llamaba “fácil, corto, seguro y perfecto”, para que los pecadores, después de su confesión general, fruto de las misiones, perseveraran en su conversión y progresaran a pasos de gigante por el camino del Evangelio.

¿Cómo se traduce esto en la vida de todos los días?

Dependerá de nuestro deber de estado. Para los hijos, será tratar a los padres y a los hermanos tal como la Virgen los trataba; para los padres, será tratar a sus hijos tal como la Virgen trataba a su Hijo Jesús; para todos, será amar a Dios y al prójimo como la Virgen amaba a Jesús, que era al mismo tiempo su Dios y su Hijo.

 

La Consagración se hace a María directamente. A Ella como Madre de Dios, a Ella como Reina y Señora de cielos y tierra.

Puede hacerse a María porque en Ella todo hace relación a Dios, es su Madre y como Inmaculada es pura trasparencia de Dios. 

Sí, porque fue Cristo Mismo Quien nos consagró a Su Madre al pie de la Cruz. Cristo, confía al discípulo amado y en el a toda la Iglesia, al cuidado maternal de María. Para que lo que Ella ha hecho con El, lo haga ahora con su cuerpo místico.

”He aquí, a tu Madre". "Mujer, he aquí a tu Hijo". En ese momento e inicia, la consagración. En Juan, el discípulo amado, cada persona descubre que es hijo o hija de aquella que dio al mundo al Hijo de Dios.

 

El proceso de preparación dura en total 33 días y ha de comenzarse 33 días antes de la Festividad Mariana elegida, culminando con un acto solemne y público de consagración durante la Santa Misa.

1.Elegir el Método de Preparación

2.Determinar la fecha de la Solemnidad Mariana en la que se realizará la Consagracion.

3.Comenzar la preparación 33 días antes de la fecha elegida.

4.Unos días antes del día de la Consagración acudir al sacramento de la Confesión.

5.El día de la Consagración, llevar un Escapulario Carmelita (Marrón/café) y la oración de Consagración impresa.

6.Durante la Misa, se leerá la Oración de Consagración y el Sacerdote bendecirá y le impondrá el Escapulario del Carmen.

Esta preparación debe realizarse de forma consciente y fervorosa, ya que irá conociendo y profundizando sobre la Consagración y la Devoción al Inmaculado Corazón de María.

Sin duda, la preparación "será un tiempo de combate espiritual", que exigirá templanza, fortaleza y valentía. Cuando alguien se consagra a la Virgen, inmediatamente Ella comienza un proceso con esa persona para guiarla a un mayor conocimiento y amor a Jesucristo. Pues la Inmaculada lo único que desea es vernos unidos a Dios y a Su Voluntad. Dios mismo, a la hora de hacerse hombre, lo hizo a través de María. Ella fue el canal, el conducto, la vía por la que Dios vino al mundo.

Así pues, si Jesús vino al mundo a través de María, ¿por qué no tomar el mismo camino para ir hacia Él?

Por todo lo dicho, se puede ver que la consagración tiene una enorme transcendencia para toda la vida.

No habría comprendido su enorme significado y alcance quien la hiciera ligeramente, como el que hace una oración cualquiera.

 

Al concluir los 33 días de Preparación y habiendo asistido al Sacramento de la Confesión, deberá asistir a Misa, comulgar y leer la fórmula (oración) de consagración.

El sacerdote bendecirá e impondrá a quien se Consagre el Escapulario Carmelita que significa pertenencia Total a María

Se sugiere escribir su propia consagración para que sea un acto personal de corazón a corazón, y leerla en silencio después de comulgar (no es requisito).

Por medio de tu Consagración:

" Renuevas los compromisos bautismales. 

" Renuncias a Satanás, a sus seducciones y a sus obras.

" Entregas y consagras a Jesucristo, por medio de María, el cuerpo y el alma; los bienes interiores y exteriores y hasta el mérito de las buenas acciones pasadas, presentes y futuras, dejándole pleno poder de disponer de ti mismo y de cuanto te pertenece para la mayor gloria de Dios, en el tiempo y en la eternidad.

 

Para llevar a cabo la Consagración al Inmaculado Corazón de María, se ha de escoger la fecha de alguna de las principales Solemnidades Marianas, y contando desde esta fecha, retroceder 33 días tomando aquel como punto de inicio de la preparación

🔴 Fechas de algunas Fiestas Marianas
(La fecha de INICIO de la Preparación está entre paréntesis)

 

1 de Enero - Santa María Madre de Dios. (28 Nov)

2 de Febrero - Virgen de la Candelaria. (31 Dic)

11 de Febrero - Nuestra Señora de Lourdes. (9 Ene)

25 de Marzo - Anunciación del Ángel a María. (20 Feb)

13 de Mayo - Nuestra Señora de Fátima. (11 Abril)

24 de Mayo - María, auxilio de los cristianos. (21 Abril)

16 de Julio - Nuestra Señora del Carmen. (13 Jun)

15 de Agosto - Asunción de María a los cielos. (13 Jul)

7 de Octubre - Virgen del Rosario. (4 Sep)

27 de Noviembre - Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. (25 Oct)

8 de Diciembre - Inmaculada Concepción. (5 Nov)

12 de Diciembre - Nuestra Señora de Guadalupe. (9 Nov)

 

 

 

 

 

previous arrow
next arrow
Slider