🔸San Bernardo, fue un gran pilar de Nuestra Madre Iglesia en el Siglo XII y la devoción a María era su virtud característica.

🔸Se puso bajo la protección de la Madre Celestial desde su infancia y fue Ella quien le mostró en muchas ocasiones cuánto le agradaba su devoción.

🔸Siendo joven, Bernardo tuvo una visión de la Reina del Cielo, por la que aprendió mucho sobre la Encarnación.

🔸Solía repetir que Ella es la Madre de la Misericordia y Madre de todos los pecadores. Cada vez que Bernardo pasaba por delante de una imagen de María, inclinaba su cabeza y la saludaba con las palabras, “Ave María”… hasta que un día, Ella le respondió desde una imagen con estas palabras: “Ave Bernardo!”.

🔸San Bernardo decía “En los peligros, en las angustias, en las incertidumbres piensa en María, invoca a María. Que Ella no se aparte nunca de tus labios, que no se aparte nunca de tu corazón; y para que obtengas la ayuda de su oración, no olvides nunca el ejemplo de su vida. Si tú la sigues, no puedes desviarte; si la rezas, no puedes desesperar; si piensas en ella, no puedes equivocarte. Si ella te sostiene, no caes; si ella te protege, no tienes que temer; si ella te guía, no te cansas; si ella te es propicia, llegarás a la meta…”.

❤️Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: