209. 🔹¿Qué es lo que quiere usted que se haga con el dinero que la gente deja en Cova de Iría?
#FatimaParaHoy
.
La limosna
.
La palabra griega “eleemosyne” se encuentra en los libros tardíos de la Biblia, y la práctica de la limosna es una comprobación de auténtica religiosidad. Jesús hace de la limosna una condición del acercamiento a su reino (Lc 12, 32-33) y de la verdadera perfección (Mc 10, 21 ).
.
La palabra griega “eleemosyne” proviene de “éleos”, que quiere decir compasión y misericordia; inicialmente indicaba la actitud del hombre misericordioso y, luego, todas las obras de caridad hacia los necesitados.
.
Debemos distinguir aquí el significado objetivo de este término, del significado que le damos en nuestra conciencia social. Atribuimos frecuentemente al término “limosna”, en nuestra conciencia social, un significado negativo. La “limosna” en sí misma, como ayuda a quien tiene necesidad de ella, como “el hacer participar a los otros de los propios bienes”, no suscita en absoluto semejante asociación negativa. Podemos no estar de acuerdo con el que hace la limosna por el modo en que la hace. Podemos también no estar de acuerdo con quien tiende la mano pidiendo limosna, en cuanto que no se esfuerza para ganarse la vida por sí. Podemos no aprobar la sociedad, el sistema social, en el que haya necesidad de limosna. Sin embargo, el hecho mismo de prestar ayuda a quien tiene necesidad de ella, el hecho de compartir con los otros los propios bienes, debe suscitar respeto.
.
Cuando el Señor Jesús habla de limosna, cuando pide practicarla, lo hace siempre en el sentido de ayudar a quien tiene necesidad de ello, de compartir los propios bienes con los necesitados, es decir, en el sentido simple y esencial que no nos permite dudar del valor del acto denominado con el término “limosna”, al contrario, nos apremia a aprobarlo: como acto bueno, como expresión de amor al prójimo y como acto salvífico.
.
Además, en un momento de particular importancia, Cristo pronuncia estas palabras significativas: “Pobres siempre los tenéis con vosotros” (Jn 12, 8). Quiere decir que en el hombre habrá siempre necesidades que no podrán ser satisfechas de otro modo sino con la ayuda al necesitado y con hacer participar a los otros de los propios bienes.
.
Extraído Catequesis JUAN PABLO II. AUDIENCIA GENERAL.
Miércoles 28 de marzo de 1979
.
.
#fatimazoporlapaz #limosna #sanjuanpabloII

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: