San Anselmo de Canterbury O.S.B. (Aosta, 1033,-Canterbury, 1109), fue un monje benedictino. Destacó como teólogo y filósofo escolástico.
🔹Como teólogo, fue un gran defensor de la Inmaculada Concepción de María y como filósofo fue padre de la escolástica.(corriente teológica y filosófica medieval que procura comprender la revelación religiosa del cristianismo).

🔶Desde muy niño se sintió inclinado hacia la vida contemplativa, pero su padre se opuso. Pronto abandonó la casa paterna, pasó a Francia y luego a Bec, en Normandía, en cuya abadía enseñaba el célebre maestro de teología, el monje Lanfranco.
Anselmo se dedicó de lleno al estudio, siguiendo las huellas del maestro, de quien fue sucesor como abad, siendo aún muy joven. Se convirtió entonces en un eminente profesor, elocuente predicador y gran reformador de la vida monástica. Sobre todo llegó a ser un gran teólogo.

🔷Fue elevado a la dignidad de arzobispo primado de Inglaterra, con sede en Canterbury, y allí tuvo que luchar contra la hostilidad primero de Guillermo el Rojo y después de Enrique I. Sufrió dos destierros.
🔹Fue a Roma no sólo para pedir que se reconocieran sus derechos, sino también que se mitigaran las sanciones decretadas contra sus adversarios, alejando así el peligro de un cisma. Esta muestra de virtud suya terminó desarmando a sus opositores. Murió en Canterbury el 21 de abril de 1109. 
En 1720 el Papa Clemente XI lo declaró doctor de la Iglesia.

🔶De los sermones de san Anselmo, obispo
Sermón 52
¡Oh Virgen, por tu bendición queda bendita toda criatura!

¡Oh mujer llena de gracia, sobreabundante de gracia cuya plenitud desborda a la creación entera y la hace reverdecer! ¡Oh Virgen bendita, bendita por encima de todo, por tu bendición queda bendita toda criatura, no sólo la creación por el Creador, sino también el Creador por criatura!

🔸Dios entregó a María su propio Hijo, el único igual Él, a quien engendra de su corazón como amándose a sí mismo. Valiéndose de María, se hizo Dios un Hijo, no distinto, sino él mismo, para que realmente fuese uno y mismo el Hijo de Dios y de María. Todo lo que nace es criatura de Dios, y Dios nace de María. Dios creó todas las cosas, y María engendró a Dios. Dios, que hizo todas las cosas, se hizo a sí mismo mediante María; y, de este modo, volvió a hacer todo lo que había hecho. El que pudo hacer todas las cosas de la nada no quiso rehacer sin María lo que había sido manchado.

🔸Dios es, pues, el Padre de las cosas creadas; y María es la Madre de las cosas recreadas. Dios es el Padre a quien se debe la constitución del mundo; y María es la Madre a quien se debe su restauración. Pues Dios engendró a aquél por quien todo fue hecho; y María dio a luz a aquél por quien todo fue salvado. Dios engendró a aquél sin el cual nada existe; y María dio a luz a aquél sin el cual nada subsiste.

🔸¡Verdaderamente el Señor está contigo, puesto que ha hecho que toda criatura te debiera tanto como a Él!

🔹Oración

Oh Dios, que por la Concepción Inmaculada de la Virgen María preparaste a tu Hijo una digna morada, y en previsión de la muerte de tu Hijo la preservaste de todo pecado, concédenos, por su intercesión, llegar a Tí limpios de todas nuestras culpas. Por nuestro Señor Jesucristo.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: