🔸El santuario de Nuestra Señora de Clos Evrard se encuentra en Trier, la ciudad más antigua de Alemania, fundada antes de la época de Cristo en la orilla del río Mosela.

🔹Una imagen de la Santísima Virgen fue atada a un roble por una vinicultora que deseaba honrar a María; pero Nuestra Señora le ordenó que construyera una pequeña choza en su honor.

🔸Los milagros que se produjeron allí hicieron que esta cabaña se convirtiera primero en una pequeña capilla, y finalmente en una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Clos Evrard en el año 1449 por James de Siruq, arzobispo de Trier.

🔹La ciudad es la ubicación de la famosa catedral de Trier, que tiene el privilegio único de contar entre sus preciosas reliquias con la Toga de Cristo o Capa Sagrada, como se le conoce. Se cree que es la prenda sin costuras de Nuestro Señor Jesús, es de una tela lisa de color marrón que parece ser de lino o algodón.

🔸Durante una investigación que tuvo lugar en 1890 y 1891, se descubrió que la reliquia no tenía ni rastro de alguna costura.

🔹De acuerdo con la tradición, es la túnica que los soldados se rifan con los dados, durante la Crucifixión de Cristo.

🔸La reliquia fue enviada a Trier por la emperatriz Santa Elena, y hay un documento antiguo del papa Silvestre escrito a la iglesia de Tréveris que menciona la prenda.

🔹Hubo dos exposiciones de la Capa Sagrada en el año 1844, con más de un millón de peregrinos católicos que acuden a Trier el 18 de agosto y el 6 de octubre para ver la reliquia. Se registra que hubo una serie de curas maravillosas entre los fieles. Otra exposición tuvo lugar del 20 de agosto al 4 de octubre del año 1891, con la asistencia de casi dos millones de peregrinos. Nuevamente, hubo muchos relatos de milagros que ocurrieron durante la exposición. Después de otra exposición en 1959, la reliquia se colocó dentro de un relicario adornado en una capilla donde se puede encontrar hasta el día de hoy.

🔸Además de la Capa Sagrada, también hay en exhibición uno de los clavos que se usó en la Crucifixión de Cristo.

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María


0 comentarios

Comentario