Esta conmemoración se introdujo en el calendario litúrgico, por decreto del Papa Pío VII, el 16 de septiembre de 1815, en agradecimiento por su feliz regreso a Roma después de un largo y doloroso cautiverio en Savona y Francia debido al poder tiránico de Napoleón.

La invocación “Auxilio de los cristianos” es muy antigua, ya que fue incluida en la letanía de Loreto por el Papa San Pío V en 1571, como muestra de gratitud a la Santísima Virgen, en virtud de la victoria de la cristiandad en la famosa batalla de Lepanto.

Durante cinco años de cautiverio, Pío VII apeló continuamente a Nuestra Señora bajo la invocación de “Auxilio de los cristianos”. Desde 1809 hasta 1812, el Pontífice permaneció encarcelado en la ciudad italiana de Savona, y luego hizo un voto para coronar una imagen de la Madre de la Misericordia que existe allí, en caso de que obtenga su libertad.

En 1812, el Papa fue trasladado a París, quedando preso en Fontainebleau, donde sufrió enormes sufrimientos y humillaciones infligidas por el tirano francés. Pero en el transcurso del tiempo, los acontecimientos comenzaron providencialmente a revertir las fortunas del déspota.

En 1814, debilitado por las pérdidas sufridas en varios frentes y presionado por la opinión pública, Napoleón permitió que su preso augusto regresara a Roma. El Sumo Pontífice aprovechó el viaje para honrar de manera especial a la Madre de Dios, coronando su imagen en Ancona bajo la invocación de la Reina de todos los santos. Y, cumpliendo el voto que hizo cuando aún estaba preso en Savona, adornó la frente de la imagen de la Madre de la Misericordia con una fronda dorada al pasar por esa ciudad.

El viaje continuó en medio de gloriosas manifestaciones de reverencia por parte de la población en todas las localidades donde pasó Pío VII. Y el 24 de mayo, hizo una entrada triunfal en Roma, siendo recibido por la población en general.

Tal invocación dio un nuevo giro en el mundo católico debido a la acción de uno de los más grandes santos de los tiempos modernos: San Juan Bosco, fundador de la Sociedad de San Francisco de Sales (Salesianos) y del Instituto de las Hijas de María. Ayuda de los cristianos.

Los compañeros de San Juan Bosco notaron que, desde 1860, comenzó a invocar a la Santísima Virgen con el título de María Auxiliadora, María Auxilium Christianorum.

En diciembre de 1862, el Santo hizo una resolución para construir una iglesia dedicada a esa invocación.

Seis años después, el 21 de mayo de 1868, la magnífica Iglesia de María Auxiliadora fue consagrada solemnemente en Turín por el arzobispo de la ciudad.

.
Fuente:
http://devotiontoourlady.com/may.html
.
❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: