❤ La Maternidad Divina de María constituye la primera base no solo de todos los privilegios marianos, sino también, puede decirse, de la misma religión cristiana, de manera que rechazar el dogma de la Maternidad Divina equivale a rechazar todo el cristianismo.
Por eso la Maternidad Divina ha sido llamada *escudo de la verdadera fe*.

💚 En el año 431, el concilio de Éfeso declaró que la Santísima Virgen debe ser llamada Madre de Dios. Como dijo el Arzobispo Cirilo, “El Verbo se hizo carne” no puede significar otra cosa que el hecho de que Él participó de carne y hueso como nosotros; hizo suyo nuestro cuerpo, y salió hombre de mujer; 
no desechando su existencia como Dios, su generación de Dios Padre, sino que asumiendo la carne, siguió siendo lo que era.

💛 Esta es la declaración de la fe correcta que se proclama en todas partes.
Este fue el sentimiento de los santos padres; por lo tanto, se aventuraron a llamar a la Santísima Virgen la Madre de Dios, no como si la naturaleza del Verbo o su divinidad comenzara desde la Santísima Virgen, sino que a causa de ella nació ese cuerpo santo con un alma racional, a la cual la naturaleza Divina del Verbo al estar personalmente unida se dice que nace de acuerdo con la carne “.

💚 Existe una verdad de orden *sobrenatural*, conocida por revelación Divina, la llamada *Unión Hipostática* en virtud de la cual a la Persona Divina del Verbo le están unidas dos naturalezas: la divina y la humana. 
La divina *desde toda la eternidad* y la humana en el tiempo, *desde el primer instante* de su concepción por parte de María.

🧡 Consiguientemente es siempre la misma Persona divina -la Persona divina del Verbo- la que ha sido engendrada *desde toda la eternidad* según naturaleza divina, por el Padre, y la que ha sido engendrada *en el tiempo* según la naturaleza humana, por la Madre, María Santísima.

❤ En una palabra: es la persona (en la cual subsistió la Persona divina del Verbo desde el primer instante de su concepción, en lugar de la persona humana), y no la naturaleza, la que es engendrada.

💙 Consiguientemente es la divina *Persona* del Verbo según la naturaleza humana la engendrada por la Virgen Santísima. Entonces Ella es y debe llamarse: *verdadera Madre del Verbo Encarnado, Verdadera Madre de Dios*.

💛 Un cristiano fiel no puede hacer nada mejor que seguir el ejemplo que nos da la Iglesia, que nunca se cansa de proclamar la verdad de la Divina Maternidad de María al universo en general. 
Lo hace erigiendo santuarios e iglesias en honor de María, mediante el establecimiento de cofradías consagradas a Ella, mediante la aprobación de órdenes religiosas dedicadas a su servicio y mediante la institución de prácticas de piedad en su honor.

💜 A María podemos aplicar las palabras dirigidas a Judith en la antigüedad: “Bendita seas, oh hija, por el Señor, el Dios Altísimo, sobre todas las mujeres de la tierra”.

Fuente: Tratado de Mariología, Pbro. Spahn.
Devotiontoourlady.com

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: