El emperador Akbar El Grande inició la primera iglesia católica en Gujarat, India en 1598, al dar permiso de construir una iglesia en Cambay a dos españoles jesuitas: los padres Antonio Machado y Pedro Páez que trabajaron en Cambay desde 1590.

El emperador y los jesuitas no se imaginaron que se convertiría en un centro de peregrinos importante ya que la visitan hasta 50,000 devotos por año el 26 de enero.

Este es el milagro de Nuestra Señora de los Desamparados, en una nación en la que miles se sienten rechazados u olvidados por los sistemas sociales y de valores.

Nuestra Señora ha llegado al corazón de millones en todo el estado de Gujarat; muchos, condenados a sentirse impuros por determinismos sociales se sienten deprimidos o no queridos, pero cuando encuentran la mirada serena de La Madre de los Desamparados se sienten atraídos a estar cerca de Ella y a su devoción amorosa.

Ahí todos se sienten en su hogar junto a Ella y prevalece una paz y una serenidad inusual con la corredentora con Cristo.

La llegada de la Madre que viajó desde España hasta la India motivó a construcción de la Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados en Baroda.

En 1930 el misionero jesuita de Valencia, Fray Vicente Tena, vió que Gujarat necesitaba una Basílica Mariana como Madre de los olvidados o desamparados sociales a semejanza de la Basílica de Valencia, España.

Así que un escultor empezó a trabajar en la réplica de la estatua de Valencia, sin embargo antes de terminar su trabajo, la guerra civil española comenzó y él fue encarcelado y sus trabajos destruidos, sin embargo, misteriosamente la estatua destinada para Gujarat resultó intacta y al finalizar la guerra civil pudo terminarla.

En 1950 fue enviada por barco a la India y llegó a Mumbai el 26 de enero de 1951. Ahí fue resguardada en una capilla de una escuela católica, y finalmente se envío a Baroda en tren resguardada y custodiada por varios oficiales.

Los católicos recibieron felices la estatua de Nuestra Señora y en procesión la llevaron a la iglesia del Rosario mientras se le preparaba su propio hogar.

En 1956 se recibió a la Madre de los Desamparados en medio de una gran multitud rezando y cantando a la Virgen.

La actual Basílica fue inaugurada en mayo de 1975 donde nuestra Madre de los Desamparados es venerada por miles de personas.

Aquí hay un gran número de gente joven y no solamente católicos o cristianos sino de otras religiones demostrando el poder milagroso de nuestra Madre que nos llama a todos hacia Ella.


0 comentarios

Comentario