🔹La iglesia de Santo Tomás de Meliapore contiene el santuario de María. Según la tradición, el apóstol Santo Tomás llegó a la India en el año 52 dC. Debido a su éxito convirtiendo a las personas a la fe verdadera, fue perseguido y finalmente martirizado en el año 72 dC. Santo Tomás está enterrado en el santuario de Nuestra Señora de Meliapore, y hay también reliquias de San Francisco Javier.

🔸La iglesia conocida en Meliapore se remonta al siglo primero, construida por Santo Tomás. Según la tradición, un enorme tronco había caído en el río en un lugar donde bloqueó el agua y provocó inundaciones masivas. El rey de la región no había podido remover la obstrucción, y después de haber oído que Santo Tomás era un hacedor de milagros, le pidió su ayuda. 
Santo Tomás oró y luego tocó el tronco, que se volvió tan ligero que los hombres del rey pudieron sacarlo fácilmente del río. 
El rey, en agradecimiento, le dio el enorme tronco a Santo Tomás, quien usó la madera para construir su iglesia.

🔹El viajero famoso Marco Polo visitó el santuario en 1292.

🔶 Cuando los portugueses llegaron en 1517 el santuario estaba reducido a ruinas y en 1542 construyeron la ahora basílica sobre la tumba de Santo Tomás. En 1893 , fue reconstruida como una iglesia con el estado de una catedral por los británicos. La versión británica sigue en pie hoy en día.

🔸Cuando llegó San Francisco Javier a esas tierras de las Indias Orientales las buenas personas tenían ya a la Virgen como Madre, y Ella despejó el camino en sus corazones al entusiasta Francisco para sembrar la semilla del Evangelio de Cristo. Fue en el santuario de María que Francisco Javier obtuvo los favores milagrosos para resucitar a las personas de la muerte, curar a los enfermos, convertir a los pecadores y llevar a Cristo a miles de almas. 
Independientemente de donde este peregrinar lo llevó, Francisco siempre regresó a su “Dama del Camino” en Meliapore.

🔹Nuestra Señora de Meliapore era su más querida Madre y de ella recibió consuelo y fortaleza, y deleites espirituales sólo superados por las alegrías del Paraíso.
La imagen ante la que solía rezar se trata de una antigua estatua de casi un metro de altura, que todavía puede ser venerada en la iglesia.

🔸El espíritu de San Francisco Javier se encuentra aún en este santuario, y María sigue otorgando a sus hijos gracias milagrosas y bendiciones.

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: