Este santuario se encuentra a unos 1,700 metros sobre el nivel del mar en una de las colinas del Monte Giovi, 12 millas al noroeste de Florencia, Italia.

Un pequeño santuario se encontraba en una colina y contenía una tabla que representaba a la Santísima Virgen y el Niño. La tabla es, según expertos, una obra de la escuela de Giotto, realizada entre el 1300 y 1490.

Muchas personas venían a rezar al santuario y entre ellas hubo dos jóvenes pastoras de la familia Ricovera. El 2 de julio de 1490, las dos chicas en la capilla imploraban a la Virgen que le devolviera la salud a su padre que estaba gravemente enfermo.

Repentinamente, oyeron un sonido y vieron sentada sobre una piedra a una dama encantadora con un niño en sus brazos. La Señora les dijo que no tuvieran miedo, que Ella era la persona a quien habían estado orando fervientemente, y deseaba tener una iglesia construida en ese lugar en su honor. La Señora les pidió que fueran a traer a su padre, para hablar con él.

Las niñas dijeron a la Señora que su padre estaba muy enfermo. Pero Ella les aseguró que ahora estaba bien. Obedeciendo, las chicas corrieron a su casa y encontraron a su padre recuperado completamente. Volvieron al santuario y la Señora seguía sentada en la piedra. Le dijo al padre su deseo de que se construyera una iglesia en ese lugar. El hombre y sus hijas difundieron la historia de su recuperación milagrosa y de cómo se les había aparecido la Virgen, pero muy pocos creyeron y nada se hizo sobre la iglesia.

Luego el 15 de agosto, festividad de la Asunción, cuando un buen número se reunieron en el santuario, la Virgen se apareció por tercera vez . Les dijo que estaba descontenta por el retraso y exigió nuevamente construir su iglesia.

Todos creyeron y comenzaron a trabajar. Sin embargo, el suelo alrededor de la piedra en la que había aparecido era muy empinada para poner un edificio allí, así que comenzaron a sentar las bases a unos pocos cientos de metros de distancia. Pero cuando los albañiles regresaron al trabajo la mañana siguiente, se encontraron con que las paredes que habían levantado el día anterior habían sido demolidas. Después que esto sucediera varias veces, decidieron que la Virgen no quería que la iglesia fuera construida allí, sino en el lugar donde estaba la piedra. Así que se inclinaron ante lo inevitable y con gran trabajo, se niveló el suelo alrededor de la piedra, y allí erigieron la iglesia en honor de Nuestra Señora de Sasopoli.

Dado que la Virgen se había aparecido en una piedra y había insistido en que la iglesia se erigiera en ese mismo lugar, era natural que la iglesia y la imagen se llamaran la Madonna del Sasso o Nuestra Señora de Sasopoli o Nuestra Señora de la Piedra.

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: