37.

“...adoro”

✔Dios nos manda adorarle solamente a Él, porque solo Él es el que es digno de ser adorado por Sus criaturas.

🔹Jesucristo, nuestro ejemplo en todo, se negó a prestar adoración a alguien más que no fuese a Dios.

📍Estando Él en el desierto - nos cuenta San Lucas-, después de haber pasado allí cuarenta días y cuarenta noches, orando y ayunando, fue tentado por el demonio, que le dice:

〰"Te daré todo este poder y su gloria, porque me han sido entregados y los doy a quien quiero. Por tanto, si me adoras, todo será tuyo. Y Jesús le respondió: Escrito está: Adorarás al Señor tu Dios y solamente a Él darás culto".(Lc. 4, 6-8).

📍Adorar a Dios es un deber, y un precepto que el Señor nos impuso por amor, para darnos ocasión de ser por El beneficiados.

✔El modo como debemos adorar a Dios es de forma que nuestro espíritu y nuestra inteligencia reconozcan a Dios, Su infinita grandeza, Su inmenso poder, y que, en un rendido homenaje Lo adoramos.

♦La adoración se funde con el amor, con el reconocimiento, con la gratitud, porque a nadie más debemos tanto como a Dios.

♦Lo adoramos con fe, porque creemos en Él.

🔸Lo bendecimos con esperanza, seguros de que de Él nos ha de venir el bien.

🔸Le damos gracias con amor, porque sabemos que fue por amor que Él nos creó, que es por amor que nos conserva la vida y fue por amor que nos destinó a la participación de Su propia vida.

♦Por eso, nuestra adoración debe ser un cántico de perfecta alabanza, porque, aun antes de que existiéramos, ya él nos amaba y fue movido por ese amor que nos dio el ser.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: