51.

ENTUSIASMO POR OFRECER ORACIONES Y SACRIFICIOS

Los niños, sin duda, estaban aprendiendo “quién es Dios”, como dice Lucia.

Estaban dando pasos agigantados en su formación espiritual a medida que el ángel los instruía.

Con esta aparición, los niños quedaron llenos de un nuevo entusiasmo por ofrecer oraciones y sacrificios.

Su sacrificio favorito era rezar durante horas y horas de rodillas, con la frente tocando el suelo y repitiendo la oración que el ángel les había enseñado.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: