80. 🔺Amar a la Santísima Trinidad

“Si alguno me ama, guardará mi palabra y mi Padre le amará y vendremos a él y haremos morada en él»(Jn 14, 23).

Adorar a la Santísima Trinidad porque es Padre creador y misericordioso.
Porque es Hijo redentor que se hace hombre para caminar a nuestro lado.
Porque es el Espíritu Santo vivificador que se entrega en su presencia continua en nuestros corazones en nuestras almas para siempre.

-Adorar a Dios Padre que me busca, me espera, me aguarda; lleno de misericordia, me mira con una ternura única.
Dios Padre de ese hijo pródigo que se fue de casa y regresó hambriento.
Dios Padre que va a buscar la oveja perdida. Dios Padre que abraza a la mujer pecadora.
Dios Padre que llora ante la tumba del hijo muerto.
Dios Padre que se conmueve y se alegra y abraza.
Dios es mi Padre. Lo puedo decir porque he notado su abrazo y su beso. Dios es mi Padre y está orgulloso de mí. Y quiere que yo sea hijo, dócil, alegre, inocente.

-Conozco a Dios hijo Jesús porque se ha manifestado en mi vida y lo quiero. Ese Jesús que me llama por mi nombre y conoce mi verdad más auténtica. Me quiere como soy sin dejar nada de lo mío fuera. Gracias, Jesús, por caminar conmigo.

-Espíritu Santo, fuego de Dios que transforma. Pone palabras nuevas en mi boca. Le da un valor al corazón del que antes carecía. El Espíritu me levanta cuando me siento frágil. Me empuja cuando dudo. Me lleva donde no pensaba ir. Con su coraje venzo mi miedo.

Conozcamos más a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo. A ese Dios Trino que me ama con locura.

Me ató a María. Ella me lleva a lo más hondo del misterio. Formo parte de ese amor.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: