99. 🔺CONCLUSIONES
.
LAS TRES APARICIONES DEL ANGEL 1/3
.
En sus tres apariciones previas a las siguientes seis apariciones de María Santísima el Ángel enseñó a los niños pastores videntes de Fátima lo siguiente:
.
• No tener miedo. La presencia de un santo ángel nos puede llevar a sentir cierto temor, pero éste pasa rápidamente a ser un sentimiento indescriptible de alegría, confianza, fortaleza y una resolución de amar a Dios.
.
• Les reveló la sana presencia de los ángeles con y entre nosotros y les hizo comprender las misiones que hay en el mundo angélico.
.
• En la primera aparición el Ángel se presenta diciendo que es el Ángel de la paz, y en la segunda les dice a los niños que es el Ángel de Portugal. Sus nombres se refiere a las tareas que le corresponden. El ángel de la paz tiene como misión llevar los hombres a la paz que viene de Dios. Entiéndase que la paz entre las naciones solo viene de Dios y es un don que viene de lo Alto, así la paz de los corazones viene de someterse a los designios de Dios.
.
El Ángel en Portugal era un mensajero que buscaba llevar a la observancia de la ley divina y hacernos recordar el fin para el cual fuimos creados.
.
•¡Recen conmigo! El Ángel ora con nosotros e intercede por nosotros. La posición corporal que debemos adoptar al orar la enseñó el Ángel, es arrodillándose y tocando el suelo con su frente, es una reverencia; es la forma de apelar la infinita misericordia del Señor y Él en respuesta ante nuestra humildad realiza una de las promesas más bellas, "donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos." (Mt 18,20).
.
• El Ángel en Portugal en la primera aparición les enseña una primera oración “Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”.
Es una oración de adoración y de intercesión. De esta oración parten muchas lecciones como la primera parte señala actos de fe, esperanza y caridad, y en la segunda parte señala actos de reparación a Dios y de súplica por los pecadores.
La eficacia de esta oración solo la podemos apreciar de manera correcta, cuando la entendemos como el cumplimiento de los dos mandamientos más grandes del amor: amor a Dios y amor al prójimo.
.
• También enseñó a los niños que "Los corazones de Jesús y María están atentos a la voz de su súplica" es una afirmación que debemos recordar siempre y es un regalo de esperanza y fe.
.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: