22

Una invitación a orar

El ángel invitó a los niños a rezar con él y les enseñó una oración que nunca antes habían conocido.

Primero se arrodilló y se inclinó hasta que su frente tocó el suelo.

Curiosamente, esta es la postura de oración que suelen utilizar los musulmanes.

Sin duda es una que expresa gran reverencia a Dios.

Los niños estaban tan conmovidos que también se arrodillaron con la frente en el suelo.

Aquí es necesaria una advertencia. No todas las personas están listas para orar en la misma manera que el ángel, es decir, con la frente tocando el suelo.

 ¡Si no estamos en forma física adecuada podemos tener dificultades para levantarnos! ¡O al hacer una reverencia tan profunda, podríamos marearnos si se nos va la sangre a la cabeza!

Lo más importante que podemos aprender del ejemplo del ángel es ser reverentes cuando oramos.

El inclinarse profundamente ante el Señor no debe ser interpretada como muestra de temor.

Recordemos a Quién le estamos hablando: a Dios Todopoderoso.

Esto significa que debemos orar con respeto por su santidad y majestad infinitas, evitando distracciones deliberadas, el soñar despiertos, el expresar corporalmente desatención, o cualquier forma de pereza o de indiferencia.

Más bien, debemos tener una confianza de niños en la infinita bondad y misericordia de Dios.
.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: