El 11 de febrero de 1858, tres niñas, Bernadette Soubirous, de 14 años, su hermana Marie Toinete, de 11 y su amiga Jeanne Abadie, de 12 salieron de su casa en Lourdes para recoger leña.

Al pasar por una gruta, Bernadette escuchó un murmullo y divisó la figura de una joven vestida de blanco, muy hermosa, ceñida por una banda azul y con un rosario colgado del brazo. Se acercó y comenzaron a rezar juntas.

Durante cinco meses, la Virgen se le apareció a la niña, en medio de multitudes que se acercaban para rezar.

Las apariciones se caracterizaron por la sobriedad de las palabras de la Virgen y por la aparición de una fuente de agua que brotó en el lugar y que desde entonces es sitio de innumerables milagros constatados por hombres de ciencia.

Bernadette fue víctima de desprecios y burlas por parte de las autoridades eclesiales y civiles de pueblo, pero la niña se mantuvo firme en su fe mariana sobre todo en el especial pedido que la Virgen le había encargado: la construcción de una capilla sobre la gruta y la realización de una procesión.

LAS APARICIONES DE LOURDES:

– Son un agradecimiento del cielo por la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, que se había declarado cuatro años antes por Pio IX (1854).

-Son una exaltación a la virtud de la pobreza y humildad, aceptadas cristianamente al escoger a Bernadette como instrumento de su mensaje.

-Señalan que lo importante es ser feliz en la otra vida, aunque para ello sea preciso aceptar la cruz.

– Insisten en la importancia de rezar el rosario: en todas las apariciones vino la Virgen vino con su Rosario.

– Importancia de la oración, de la penitencia y humildad (besando el suelo como señal de ello); también, un mensaje de misericordia infinita para los pecadores y del cuidado de los enfermos.

– Importancia de la conversión y la confianza en Dios.

fuente: ACIPRENSA


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: