11.

Lucía dos Santos

Lucía dos Santos nació en Aljustrel el 22 de marzo de 1907, hija de Antonio dos Santos y María Rosa.

Era la menor de siete hijos; tenía un hermano y cinco hermanas.

Lucía era la mayor de los tres videntes; tenía diez años cuando la Madre Santísima se apareció.

Al igual que Jacinta, Lucía podía ver y oír a nuestra Señora, pero ella era la única que hablaba con María. El pequeño Francisco podía ver a nuestra Señora, pero no podía oírla ni hablar con ella
.
Como los otros hombres de la zona, el padre de Lucía cuidaba la granja. Se encargaba de los cultivos en la Cova da Iria y cuidaba el ganado de la familia. Después de la cena con su familia, pasaba un rato con sus amigos en la taberna local.

Los padres de Lucía eran religiosos. Guardaban los preceptos y las fiestas de la Iglesia y ayudaban a los pobres y a los enfermos.

Además de sus funciones en el cuidado de la casa, María Rosa también enseñaba el catecismo en la parroquia y se aseguraba de que la familia se reuniera para rezar el Rosario.

De tez morena, ojos negros y brillantes y cabello oscuro, Lucía tenía una disposición atrayente y animada. Tenía un cariño especial por los niños y ellos, a su vez, la querían mucho.

Cuando la tarea de apacentar las ovejas recayó en ella como miembro más joven de la familia, otros niños y niñas de la aldea solían acompañarla con sus rebaños de ovejas.

Lucía creció en un hogar donde se vivía a diario la fe católica. A la edad de seis años recibió su Primera Comunión.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: