Según la tradición, la túnica de Nuestro Señor fue encontrada en el S.IV por Sta Elena, madre de Constantino y se mantuvo en Constantinopla hasta el S.VIII.

En el año 800, año de la coronación de Carlomagno, la emperatriz Irene de Bizancio se la regaló al nuevo emperador. El emperador confió la custodia de la reliquia al monasterio de la Humildad de Nuestra Señora de Argenteuil, del que su hija Theodrade era priora.

En el año 850 los normandos saquearon Argenteuil pero la túnica estaba escondida en una pared antes de su llegada.

Cuando la abadía fue reconstruida en 1003, la reliquia fue rescatada.

Durante la Revolución Francesa,el párroco de Argenteuil cortó la túnica en varios trozos y la confió a los feligreses para protegerlos de la profanación.

El sacerdote fue encarcelado durante dos años y una vez liberado, recompuso lo mejor que pudo la reliquia.

El 13 de diciembre de 1983, el párroco de San Dennis descubrió que la túnica había sido robada. El 2 de febrero de 1984, el Padre Guyard recibió una llamada telefónica de un desconocido con la promesa de devolver el tesoro a la condición de que su nombre se mantuviera en secreto.

Desde esa misma noche, la túnica se encuentra en la Basílica de San Dennis.

Fuente: https://es.aleteia.org/…/la-tunica-que-cristo-habria-l…/amp/


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: