El Santuario de Nuestra Señora de Mantua en Italia (también se le conoce como Santa María dei Voti o de los Votos) fue construido por la familia Gonzaga en 1460. Allí, se venera una pintura milagrosa de la Santísima Virgen María con el Niño Jesús desde alrededor del año 1000.

La historia del lugar se remonta a San Anselmo. En ese momento la Santísima Virgen había prometido su protección para la ciudad.

A partir de 1477, se corrió la voz de que la imagen era muy milagrosa, por lo que ofrendas importantes comienzan a llegar (de ahí el nombre de Santa María dei Voti).

En 1630 cuando la peste azota todo el territorio, la princesa María de Gonzaga, regente del ducado, confía a sí misma, su dinastía, y el Estado bajo la protección de la Santísima Virgen. Ordenó que la imagen fuera llevada en procesión por las calles de la ciudad, y coronada solemnemente en la Basílica de San Andrés, como la reina de Mantua. La coronación se realizó 10 años más tarde el 28 de noviembre de 1640. Desde entonces se le conoce como “Santa María la Coronada”.

FUENTE: www.roman-catholic-saints.com


0 comentarios

Comentario