14.

Francisco Marto - 2

Durante las apariciones, Francisco creció en gran medida en su deseo de consolar a nuestro Señor y a nuestra Señora por las muchas ofensas que han sufrido a causa de nuestros pecados.

Alcanzó un amor excepcional por sufrir para hacer reparación por los pecados de los demás, algo que es difícil para la mayoría de la gente y más aún para un niño.

También experimentó un ardiente deseo de recibir a Jesús en la Santa Comunión antes de su muerte, y este deseo se cumplió.

Tal vez podemos resumir el formidable crecimiento de Francisco en el amor de Dios por las palabras que dijo de su amor por Jesús y María:

Me encantó ver al ángel, pero me encantó aún más ver a nuestra Señora. Lo que más me gustó fue ver a nuestro Señor en aquella luz que venía de nuestra Señora, y que penetraba nuestros corazones. ¡Yo amo tanto a Dios! ¡Pero él está muy triste por tantos pecados! No debemos volver a cometer ningún pecado.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: