El abad Orsini escribió: “Aparición de Nuestra Señora a Santa Catalina de Alejandría, cuyo cuerpo fue descubierto el 13 de este mes, en el Monte Sinaí, como consecuencia de una revelación que la Reina de los cielos dio de ello”.

Santa Catalina de Alejandría, también conocida como Santa Catalina de la Rueda, es una santa católica, virgen y mártir. Ella era la hermosa hija del rey Costus y la reina Sabinella de Alejandría, a temprana edad decidió seguir siendo casta a menos que ella, se encontrara con alguien que la superara en estatus y posición política, así como belleza, inteligencia y riqueza. Se decidió por Cristo, que reina sobre todos nosotros, porque “su belleza es más radiante que el brillo del sol, su sabiduría gobierna toda la creación y sus riquezas se extienden por todo el mundo”.

Aún siendo adolescente, Santa Catalina recibió una visión de la Santísima Virgen María y su Divino Hijo Jesucristo. En esta visión, la Madre de Dios le dio a Catalina a su Hijo en un matrimonio místico. El matrimonio místico es en algunos sentidos muy similar a una ceremonia de matrimonio, ya que Cristo presenta al alma elegida con un anillo que a menudo es visible para otros, y con frecuencia hay santos y ángeles presentes. Se han documentado más de 70 matrimonios místicos con santos, y aunque la acción es misteriosa y no se comprende bien, parece que Cristo presta especial atención a estos santos. Santa Teresa explicó que era el estado más alto que un alma podía lograr en esta vida y representa una unión constante y transformadora con la Santísima Trinidad.

Santa Catalina fue martirizada por el emperador romano Maxentius cuando ella rechazó su propuesta de matrimonio. Una vez más, según la tradición, su cuerpo fue llevado por los ángeles al Monte Sinaí, donde se construyó una iglesia y un monasterio en su honor. Las reliquias de Santa Catalina se redescubrieron alrededor del año 800, y se dijo que su cabello aún estaba creciendo y que había una corriente continua de aceite proveniente de su cuerpo que tenía propiedades curativas milagrosas. Se dijo que el rey San Eduardo había recogido algo de ese aceite y lo había llevado a su reino con él.

Santa Catalina, junto con Santa Margarita, fueron los dos santos que hablaron para alentar a Santa Juana de Arco en su misión.

.
Fuente:
http://devotiontoourlady.com/may.html
.
❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Comentario