17.

Preparando el camino

A lo largo de la historia de la salvación, con frecuencia Dios preparó a su pueblo para las gracias y bendiciones que se proponía otorgarle.

Por ejemplo, mediante su predicación y sus milagros, los profetas en el Antiguo Testamento prepararon los corazones del pueblo para aceptar el mensaje de arrepentimiento que Dios les dirigía.

En el Nuevo Testamento, san Juan Bautista preparó el camino para que Jesús se revelara como el Mesías anhelado. Le dijo a la gente que el Mesías estaba cerca y que debían disponerse a recibirlo, arrepintiéndose de sus pecados y siendo bautizados

Durante su propio ministerio público, Jesús envió a los doce apóstoles y más tarde a otros setenta y dos discípulos a diversas ciudades que él tenía intención de visitar, de modo que la gente estuviera lista para recibirlo a él y su llamado a la conversión.

Esos preparativos fueron necesarios para que la gente estuviera dispuesta a recibir las gracias tan significativas que el Señor quería darles.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: