La iglesia de Nuestra Señora de Dijon (en francés, église Notre-Dame de Dijon) es una iglesia medieval francesa, considerada una obra maestra de la arquitectura gótica del siglo XIII. Se encuentra en el corazón de Dijon, Francia. Es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Se estima que el edificio actual fue construido desde 1229 hasta alrededor de 1250. En el absidiolo sur de la iglesia está expuesta, sobre un altar de orfebrería, la estatua de madera de Nuestra Señora de la Buena Esperanza de Dijon. Datada en el siglo XI o XII, esta estatua de la Virgen es considerada una de las más antiguas de Francia. Originalmente era una Virgen sentada en un trono con el niño Jesús en su regazo. El Niño desapareció durante La Revolución Francesa, en 1794. Nuestra Señora de la Buena Esperanza había ya perdido ambas manos en el siglo XVIII. Pero su rostro está casi enteramente indemne.

Originalmente, las vestimentas talladas de la Virgen llevaban una policromía románica y su rostro un color sepia claro apenas más oscuro que el tono natural de la piel. En el siglo XVI o en el XVII, la estatua fue pintada de negro, por una razón desconocida. En 1945, fue retirada esta capa de pintura, revelando la policromía original. Se atribuye a Nuestra Señora de la Buena Esperanza de Dijon varios milagros. En septiembre de 1513, el ejército suizo había sitiado y bombardeado Dijon, cuya situación parecía desesperada. El 11 de septiembre los dijoneses hicieron, en el barrio de Notre Dame, una procesión en la que llevaron la estatua de la Virgen. Dos días después, el 13 de septiembre, los suizos levantaron inesperadamente el campamento. Los dijoneses vieron en esta liberación la intervención de la Virgen. Un tapiz se tejió alrededor de 1515 para conmemorar el evento.

En septiembre de 1944, Dijon fue ocupada por el ejército alemán, que parecía resistir el avance de las tropas francesas. El 10 de septiembre, en una ceremonia en Notre Dame, el obispo de Dijon pidió públicamente a Nuestra Señora de la Buena Esperanza que protegiese a la ciudad de los temidos embates. En la noche del 10 de septiembre al 11, los alemanes dejaron Dijon y los franceses entraron en el 11.º aniversario de la procesión de 1513. Una vez más, los creyentes comprendieron el milagro. Por iniciativa de particulares dijoneses, un tapiz que evoca tanto las liberaciones de 1513 como la de 1944 fue encargado y confeccionado en los Gobelinos, y fue colocado en 1950 en Notre Dame, Nuestra Señora de Dijon, donde se encuentra actualmente expuesto.


0 comentarios

Comentario