197.馃敼驴C贸mo fue su prisi贸n?
#FatimaParaHoy pag 95
.
馃懇馃徎鈥嶐煢别煠 En sus memorias, Luc铆a consign贸 unos cuantos incidentes muy impactantes de esa experiencia.
.
1锔忊儯 Valor heroico para sufrir. Ante todo, los ni帽os mostraron una gran disposici贸n a sufrir y a ofrecer sus sufrimientos a Jes煤s y a Mar铆a por la salvaci贸n de las almas. Jacinta sufri贸 sentir que sus padres los hab铆an abandonado. Con las l谩grimas exclam贸 鈥淣i tus padres ni los m铆os han venido a vernos. 隆Ya no se molestan por nosotros!鈥
鈥淣o llores鈥 - dijo Francisco - 鈥減odemos ofrecerle esto a Jes煤s por los pecadores鈥. Y entonces, levantando hacia el cielo sus ojos y sus manos, hizo el ofrecimiento: 鈥淥h Jes煤s m铆o, esto es por amor a ti y por la conversi贸n de los pecadores鈥. Jacinta a帽adi贸: 鈥淵 tambi茅n por el Santo Padre, y en reparaci贸n por los pecados que se cometen contra el Coraz贸n Inmaculado de Mar铆a.
.
2锔忊儯 Morir antes que revelar el secreto de nuestra Se帽ora. Los presos que estaban ah铆. . . trataban de consolarnos diciendo: 鈥溌ero si todo lo que tienen que hacer es decirle el secreto al Administrador! 驴Qu茅 importa si la Se帽ora quiere que lo digan o no?鈥.
鈥溌 Jam谩s!鈥 鈥攔espondi贸 Jacinta vigorosamente鈥. 鈥溌refiero morirme!鈥.
.
3锔忊儯 Un poderoso Rosario en la c谩rcel. La presencia de los ni帽os inocentes debe de haber ablandado el coraz贸n de algunos de aquellos hombres, porque se sumaron al rezo del Rosario. Jacinta se quit贸 una medalla que llevaba puesta al cuello, y le pidi贸 a un preso que se la colgara en un clavo en la pared. De rodillas ante esa medalla comenzaron a todo a rezar. Mientras rezaban el Rosario en la c谩rcel, Francisco not贸 que uno de los presos estaba arrodillado pero que todav铆a ten铆a puesta la gorra. Francisco se acerc贸 a 茅l y le dijo: 鈥淪i quiere rezar, debe quitarse la gorra鈥. De inmediato el pobre hombre se la quit贸.
.
4锔忊儯 Un alegre baile en la c谩rcel. El rezar juntos cambi贸 el ambiente de la c谩rcel,y uno de los ladrones empez贸 a tocar su concertina, mientras los otros comenzaron a cantar. Preguntaron a los ni帽itos si sab铆amos bailar y ellos respondieron que sab铆an bailar el fandango y la vira. El que hac铆a pareja con Jacinta era un pobre ladr贸n que, al ver que era tan peque帽ita, la levant贸 y se puso a bailar con ella en brazos.
隆Solo esperamos que nuestra Se帽ora se haya apiadado de su alma y lo haya convertido! - dijo Jacinta escrito en las memorias de Sor Lucia.
.
5锔忊儯 Para meditar: A pesar de lo mucho que a Jacinta le gustaba bailar, posteriormente lo entreg贸 a nuestro Se帽or como un sacrificio.

0 Comments

D茅janos un comentario