San Alexis, también conocido como San Alejo, fue hijo de un senador romano: Euphemian y su esposa Algas que eran católicos devotos. 
Vivió en Roma en el siglo cuarto. Al crecer, sus padres le eligieron esposa pero Alexis quería dar su vida a Dios. En obediencia a sus deseos, Alexis se casó, pero después de la ceremonia por inspiración divina, se quitó el anillo de la boda y se lo devolvió a su novia. Ella había consentido en esto, y así Alexis salió de Roma en secreto y se embarcó hacia Siria.

Luego viajó a Edesa, donde empezó a vivir la vida de un mendigo común a la entrada de una iglesia dedicada a la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Edesa. Sin saber las circunstancias de su desaparición, su familia lo buscó en vano durante muchos años. Alexis estaba contento de vivir sobreviviendo de las escasas limosnas que obtenía cada día después de rezar ante la imagen de la Santísima Virgen en el santuario .

Pasó gran parte de su tiempo cuidando a los enfermos y débiles en el hospital de Edesa. Nunca hablaba de sí mismo, o de la vida que había dejado atrás.

Un día, la imagen venerada por Alexis habló a un sacristán, revelando que él era un “hombre de Dios” y dando a conocer su santidad a todo el pueblo de Edesa.
Alexis se encuentra de repente venerado como un santo. Humillado por la revelación de Nuestra Señora de Edesa, huyó de la ciudad a un lugar donde pudiera permanecer desconocido. Abordó un barco a Tarso, pero una tormenta obligó al buque a regresar a la costa italiana. Al ver la mano de Dios en esto Alexis regresó a la casa de su infancia en la ciudad de Roma. Sus padres todavía estaban vivos, pero no reconocieron a su propio hijo.

El, que era heredero de un título nobiliario y magnífica propiedad se le dio modesto empleo y un rincón debajo de las escaleras donde podía dormir. No se reveló a nadie. Alexis pasó los restantes 17 años de su vida como un extraño en su propia casa, sufriendo el desprecio y burlas de los siervos de su padre en la paciencia y la humildad.

Cuando murió, las campanas de la iglesia sonaron por sí solas.
El Papa Inocencio estaba celebrando misa cuando fue interrumpido por una voz que le decía “Buscad al hombre de Dios.” El emperador romano se unió al Papa en la búsqueda, y los dos, guiados por la voz misteriosa, encontraron su cuerpo donde había expirado, debajo de la escalera.
Cuando se descubrió que San Alexis había escrito un pergamino detallando el relato de su vida, ya que Dios le había ordenado ponerla por escrito, se reveló su identidad.

Los padres de Alexis supieron que el mendigo que había vivido bajo las escaleras comiendo las migajas de su mesa en realidad había sido su propio hijo, y se dieron cuenta de que había sufrido todo por el amor de Dios.

Fuente: gloriatv.

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Comentario