Unos pastores guardaban sus rebaños en la región de Betharam, provincia de Béarm. De repente, vieron una llama brillante entre las rocas; se acercan y descubren una estatua de la Virgen en medio de las llamas.

Llevan la estatua a la iglesia parroquial pero, para su asombro, la imagen desaparece y regresa al lugar del descubrimiento. La gente comprende el mensaje y se decide construir allí mismo una capilla en honor a la Virgen.

Entonces comienzan los milagros. Uno de ellos fue cuando la Santísima Virgen, con el Niño Jesús en brazos, rescata de morir ahogada a una niña que había caído al río Gave; otro milagro fue cuando unos pastores regresaban a casa en medio de una tormenta, vieron que la cruz erigida sobre la montaña era arrancada por la fuerza del ciclón, pero para su sorpresa, la cruz fue envuelta en un aurea luminosa y regresa por sí sola a su posición original.

La capilla original era modesta, atraía a muchos peregrinos, por lo que en el siglo XV llamaban a Betharam, “Tierra Santa”. Tras el paso de las tropas de Montgomery, todo el Béarm permaneció bajo la dominación de protestantes por treinta años. Las parroquias eran administradas por pastores protestantes.

Tiempo después, quedaron prohibidas las procesiones de Corpus Christi, como también la exposición de cruces e imágenes de santos. Todo lo relacionado a la religión católica es eliminado. Estos excesos dieron lugar a la intervención del Papa Pío V y el rey de Francia.

El 15 de abril 1599 se promulga un edicto para poner fin a las persecuciones. El obispo de Lescar inicia las tareas para reconstruir la capilla; en 1614 recibe el permiso oficial.


FUENTE: www.devotiontoourlady.com

❤️Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Comentario