La imponente catedral de Mende, dominada por la silueta de sus dos campanarios desiguales, fue construida a partir del siglo XVI por iniciativa de Urbano V, papa originario de Gévaudan, cuya estatua de bronce preside la plaza desde 1874.

En el interior del edificio, destacan: la cripta de san Privado y la Virgen negra del siglo XII, traída de Oriente por los cruzados.

La imagen de la Virgen María es de tan solo 70 cm; se dice que la imagen fue traída a Mende desde Oriente Medio entre los años 1212 y 1222 por un obispo y los cruzados. Su primera mención en los registros históricos data del año 1249.

En un documento del año 1857 se enumeran las reliquias incrustadas en la espalda de la imagen: cabello de la Virgen María, los pedazos de su ropa y su tumba, los fragmentos de la verdadera cruz, así como reliquias de los santos Pedro y Pablo.


FUENTE: Félix Buffière, Ce tant rude Gévaudan, volume I, p.937

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Comentario