23 Enero - San Ildefonso de Toledo, el Capellan de la Virgen. Doctor de la Iglesia

Nació en Toledo, España, en 607, en una familia noble. Fundó, con sus propios bienes, el convento Deibiense para religiosas. Participó en los Concilios de Toledo de 653 y 655. En el 657 fue designado arzobispo de Toledo, cuya sede gobernó con honradez, sabiduría y santo temor de Dios hasta el año de su muerte el 23 de enero de 667.

Escribió De virginitate Sanctae Maria contra tres infideles. En ella combatió las herejías que atentaban contra la Perpetua Virginidad de María, convirtiéndose así en defensor del dogma.

La obra tiene 3 partes: defensa de la virginidad de María EN el parto contra Joviniano, defensa de la virginidad de María EN el parto y DESPUÉS del parto contra Helvidio y, la proclamación de todas las grandezas de María, junto a su perfecta virginidad, contra un judío. Esos son los tres infideles contra quienes dirige el escrito.

Ildefonso no se refiere nunca a la Señora llamándola María, sino que siempre la denomina la Virgen, más aún, nuestra Virgen.

El 18 de diciembre de 665 tuvo una visión Suya en una capilla donde algunos clérigos habían acudido a cantarle himnos. Ntra. Madre se presentó sentada en la silla del obispo y rodeada de otras vírgenes. Tras hacerle una señal para que se le acercara, fijó sus ojos en él y le dijo:

«Tú eres mi capellán y fiel notario. Recibe esta casulla la cual mi Hijo te envía de su tesorería».

Enseguida, la Sma.Virgen le vistió con ella, instándole a usarla solo en los días festivos designados a su honor.

Aunque la casulla se ha perdido, en la capilla de la Descensión (Toledo), se puede venerar aún la piedra en la que la Santísima Virgen puso sus pies el dia de la aparición.

Ildefonso fué el precursor de la esclavitud mariana. Algunos de sus textos, expresan su deseo de vivir como esclavo de María:

«Cuán prontamente deseo hacerme esclavo de esta Señora, cuán fielmente me deleito con el yugo de esta esclavitud, cuán plenamente ansío obedecer sus mandatos, cuán ardientemente quiero no verme libre de su dominio, cuán ávidamente anhelo no verme jamás separado de servirla».

ORACIÓN de S. Ildefonso:

"Te ruego, Santa Virgen, que yo posea a Jesús de aquel Espíritu del que Tú engendraste a Jesús; que mi alma reciba a Jesús por aquel Espíritu por el que tu carne concibió al mismo Jesús; que yo pueda conocer a Jesús en virtud de aquel Espíritu por el que te fue dado a ti conocer, tener y alumbrar a Jesús".

Conocemos bien su biografía porque pronto fue escrita por su segundo sucesor en la Sede toledana, San Julián de Toledo.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: