El traslado de la mortaja o sudario, de la Santísima Virgen María de su tumba en Palestina a Constantinopla se produjo durante el siglo V y se conmemora el 25 de enero.

En torno al año 450, Marción, emperador romano, pagó por la construcción de una iglesia cercana a una fuente que se cree que tiene poderes curativos, en un suburbio de Constantinopla, la Iglesia de Santa María de Blanquerna.

Cuando estuvo terminada, el emperador envió un mensaje a Juvenal, patriarca ortodoxo de Jerusalén, para que le envíe los restos sagrados de la Virgen María para ser honrados en la nueva iglesia dedicada a Nuestra Señora.

Es tradición de la Iglesia que la Virgen pasó los últimos días de su vida en Jerusalén, y se sabe que la tumba de la Santísima Virgen se encuentra en Getsemaní. Juvenal explicó delicadamente al emperador que el cuerpo sagrado de la Santísima Virgen María había sido asunto al cielo en cuerpo y alma, así que no había reliquias corporales para que envíe. Él, sin embargo, envía un ataúd y la mortaja o sudario de Nuestra Señora.

El emperador León I construyó un edificio separado cerca de la iglesia para albergar la reliquia sagrada que contenía el manto y la túnica de la Santísima Virgen María. Para una reliquia tan importante la iglesia preparó un gran santuario, que se conoció como el palacio imperial de Blanquerna.

También había un famoso icono de la Santísima Virgen que se mantiene en la iglesia. Pintado sobre madera, ahora se conoce como el “Blachemitissa”. 
En 626 Constantinopla fue atacada por un ejército persa , mientras que el emperador Heraclio luchaba contra los persas en Mesopotamia. El patriarca Sergio encabezó una procesión por las murallas llevando el icono de La Virgen. Más tarde la flota de los ávaros fue destruida en el mar, y habían decidido no atacar la ciudad porque había sido aterrorizados ante la visión de una mujer joven con una armadura adornada con joyas protegiendo la muralla.
En otras ocasiones también se narra que la Santísima Virgen brindó protección a los bizantinos.

La iglesia de Santa María fue destruida por un incendio en 1070, fue reconstruida más tarde. Testigos presenciales dijeron que las columnas eran de color verde, y que los capiteles y basas eran de mármol blanco dorado. La iglesia fue destruida por el fuego una vez más en 1434 .


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: