25.

MENSAJE FORMADOR EN LA FE

Desde el comienzo de las apariciones del Ángel de la Paz a los niñitos videntes de Fátima previo a las apariciones de Nuestra Señora de Fátima ya podemos ver la riqueza del mensaje formador en la fe.

Primero nos regala paz al decirle “¡no temais!” Seguido de “orad conmigo” y ahí se hace evidente la presencia del Ángel custodio en Portugal y por ende da paso a evidenciar la auténtica compañía de nuestro Ángel de guarda en nuestra vida.

Los Ángeles son inteligencias espirituales que tienen un conocimiento, no como el del hombre, adquirido a través de sus sentidos y mediante un proceso gradual y laborioso, sino que lo obtienen por intuición; de tal manera que no llegan a conclusiones por medio de razonamientos sino que en forma inmediata conocen la verdad.

Es conmovedor pensar que Dios, en el infinito amor que siente por nosotros, pensó en enviarnos a un ángel de la guarda que nos acompañará a lo largo de nuestra vida terrena. No se conformó con hacernos hijos suyos, no, ahí no se detuvo, quiso llevar su bondad a otro nivel y darnos a cada uno un ángel guardián que no solo nos acompaña a todas partes, sino que también nos protege, nos escucha y nos guía.

Nuestros Ángeles de la Guarda oran por nosotros y con nosotros, ellos unen sus oraciones a las nuestras para hacerlas más aceptables a Dios.

En el nuevo testamento, Jesucristo mismo nos hace saber que nuestros Ángeles de la Guarda interceden directamente ante el Padre por nosotros:

"Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial." (Mt18,10).
.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: