26.

Ángel de la Guarda

“El alma espiritual de cada hombre es creada inmediatamente por Dios”. Joseph Ratzinger (1987).

¿En algún o varios momentos de tu vida has olvidado a tu Ángel de la Guarda? Aquí hay 8 razones contundentes para que siempre lo tengas presente:

🔸1. Te acompaña desde la concepción. Dice el Catecismo en el numeral 336: “Desde su comienzo hasta la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión”.
La misión del Ángel de la Guarda es la de velar por cada uno, protegiéndonos de los peligros y alentando nuestra vida en Cristo.

🔸2. Su existencia no es un invento, se fundamenta en la Biblia. Desde el Antiguo Testamento hay numerosas citas que hablan de los ángeles que custodian, como en Éxodo (23, 20-21): “Yo voy a enviar un Ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz”.

🔸3. Son compañeros cercanos de los Santos. Muchos santos han dado testimonio de la inseparable relación que tuvieron con sus Ángeles Custodios..

🔸4. Protege en los momentos difíciles. Dos jóvenes obreros estaban en un andamio altísimo alcanzando materiales y de pronto se partió la tabla y ambos se vinieron abajo. Uno de ellos exclamó: “¡Ángel de mi guarda!”. Cayeron sin sentido y uno había muerto, pero el que había invocado al Ángel Custodio recobró el conocimiento sano y salvo ; más tarde el muchacho contó que al invocar a su ángel sintió que le ponían por debajo una sábana, que lo bajaban suavemente y que después de eso ya no recordaba más.

🔸5. Son poderosos servidores de Dios. El Catecismo en 329 especifica que “con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan ‘constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos’ (Mt 18, 10), son ‘agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra’.

🔸6. Acuden velozmente cuando se les llama. Los ángeles no están obligados por un cuerpo material como nosotros, para que puedan moverse muy rápido, a la velocidad de “pensamiento”. Si se le pide al ángel Custodio que ayude a alguien más, este estará de vuelta inmediatamente.

🔸7. Se les puede invocar en todo momento y lugar. Sin embargo, la tradición de la Iglesia recomienda saludar e invocar al Ángel de la guarda durante el día con las siguiente oración:

🙏🏻Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Hasta que amanezca en los brazos de Jesús, José y María.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: