En el año 1128 una plaga atacó la región de Soissons poblado situado al norte de Paris. Desesperada la población se dirigió al templo a rogarle a la Virgen que los acobije.

Durante seis días consecutivos, la gente se dirigió al santuario de Nuestra Señora para pedir su ayuda.

La Santísima Virgen María se apareció a ellos, acompañada de huestes celestiales de ángeles. Inmediatamente, las personas que presenciaron el milagro creyeron y fueron sanados.

El Obispo pidió a todos los que fueron sanados hacer una novena de gracias y para besar la zapatilla de la Santísima Virgen guardada en la iglesia.

Un sirviente de uno de los caballeros de Soissons llamado Boso, mientras sus compañeros dieron regalos y hablaron de la zapatilla de Nuestra Señora, se burló de la idea y murmuró: “Eres muy tonto para creer que se trata de la zapatilla de la Virgen. Se hubiera podrido hace mucho tiempo”. Enseguida sintió un dolor intenso en su oreja donde minutos después noto que se había convertido en un tumor. Apenado se tapó la cara y comenzó a rezarle a la Virgen pidiéndole perdón arrepentido. En ese momento la abadesa Mathilda, tomó la zapatilla e hizo la señal de la cruz sobre Boso quien inmediatamente comenzó a sanar.
El burlador Boso se arrepintió y se entregó al servicio de la Iglesia de Soissons.

La abadía se convirtió en la más grande de Francia, famosa por su rica colección de reliquias, entre ellas el “Lady Slipper”, pero todo lo que queda hoy de la abadía es un muro en ruinas, con dos arcos , ya que el resto fue arrasado por las manos ávidas de los devotos de la Revolución Francesa.

Fuente : http://mariamadrecelestial.blogspot.com/…/26-de-marzo-nuest…

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: