Se dice que un santuario italiano de Nuestra Señora de Caravaggio, cerca de Milán, tiene su origen en 1432.

Giovannetta, hija piadosa de Pietro Vacchi, pretendía convertirse en monja, pero su padre tenía ideas diferentes; para complacerlo, se casó con un granjero llamado Francesco Varoli. El matrimonio fue infeliz: Francisco no era un buen tipo e hizo la vida miserable para su esposa. El 26 de mayo de 1432, aunque Giovannetta no se sentía bien, Francesco la envió a los campos a cortar pasto para su ganado. Después de recoger un gran paquete de forraje, se sentó a descansar; tal vez dormitaba un poco, porque cuando levantó la cabeza, la Santísima Virgen se paró frente a ella y le dijo a la mujer que tuviera buen corazón, que pronto se acabarían sus problemas. Jesús estaba disgustado por los pecados de la gente, pero Giovannetta podía obtener misericordia para ellos si se arrepintían y cambiaban sus maneras; de lo contrario, Cristo los castigaría a todos. María también dijo que deseaba que se construyera una iglesia en ese lugar en su honor; le ordenó a Giovannetta que comunicara sus deseos a todas las personas y prometió que si obedecían, los bendeciría con muchos favores y milagros; entonces María desapareció. Pero como recuerdo de su aparición, María dejó atrás la huella de sus pies en una piedra sobre la cual había estado de pie, y de debajo de la piedra brotó una fuente de agua pura.

Giovannetta se apresuró a Caravaggio y le contó a todos la aparición y las cosas que la Virgen, Nuestra Señora de Caravaggio, le había confiado; pocos la creyeron; de hecho, recibieron su historia con desprecio y burla. Un poco más tarde, algunas de las personas tuvieron la oportunidad de bañarse en el arroyo que fluía desde debajo de la roca y se sorprendieron al descubrir que sus dolores y enfermedades habían desaparecido misteriosamente. Entonces, recordaron la historia de Giovannetta sobre la aparición y comenzaron a creerle. El incidente se extendió por todas partes, y la gente, asistida por Filberto Marie Visconti, duque de Milán, construyó un santuario en el lugar de la visión.

A medida que grandes multitudes acudían al santuario para rendir homenaje a Nuestra Señora, el santuario era demasiado pequeño para acomodarlos; así, en 1575, Carlo Borromeo (más tarde San Carlos) empleó al célebre arquitecto Pellegrino Pellegrini para ampliarlo. Posteriormente se hicieron adiciones y cambios, resultando en el santuario actual.

Una estatua de la Virgen de Nuestra Señora de Caravaggio fue colocada en el santuario – esta estatua representa a Nuestra Señora bendiciendo a Giovannetta; ocupa el lugar en el que se encontraba la Virgen durante la aparición; y desde debajo de los pies de María, la pequeña corriente de agua todavía fluye.

.
Fuente:
http://devotiontoourlady.com/may.html
.
❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


1 comentario

Papa Francisco a sacerdotes ancianos: El Señor carga nuestra cruz · 17 septiembre, 2020 a las 9:12 am

[…] de la Jornada de Sacerdote Ancianos y Enfermos de Lombardía, que este año se celebra en el Santuario de Nuestra Señora de Caravaggio, situado en la provincia de Bérgamo, afectada fuertemente por la pandemia de Coronavirus […]

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: