🔺El nombre de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro proviene de una de las más famosas de todas las pinturas de María, un icono del siglo XIV pintado en madera de nogal, tal vez en Creta; de donde se pensaba que había sido robado por un comerciante italiano y llevado a Roma.

🔺Famoso por sus milagros, el icono fue venerado en la Iglesia romana de San Mateo, y estuvo a cargo de los agustinos irlandeses a lo largo de un siglo, hasta que la iglesia fue destruida por el fuego. 
Sin embargo, la imagen se salvó y, en 1866, fue puesta en la Iglesia redentorista de San Alfonso, en el sitio de San Mateo.

🔺En el año siguiente fue coronada. Desde entonces, innumerables copias y reproducciones de los iconos se han difundido por todo el mundo.

🔺Dos arcángeles en la imagen, Miguel y Gabriel, muestran los instrumentos de la pasión al Niño, que se aferra a la mano de la Madre, perdiendo en su temblor una sandalia. La Madre sostiene firmemente la mano del niño.

🔺Uno no puede mirar la imagen sin ser golpeado por la expresión ansiosa y dolorida en el rostro de Nuestra Santísima Madre. En el rostro del niño se ve la misma sombra de miedo que tuvo durante su agonía en el huerto, un miedo que no se contrapone a una resignación perfecta a la voluntad de Dios. 
Y en su temor se dirige a su Madre en busca de ayuda.

🔺¿Qué significa la sandalia perdida? Todos los bebés tratan de quitarse los zapatos, y el niño Jesús fue un bebé perfectamente humano. Sin embargo, hay un significado simbólico en este suceso, ya que El es más que solo un bebé. 
Si no fuera por esta sandalia perdida, la imagen no tendría completo su significado.

🔺En la Ley Antigua, quitarse el zapato significaba:
(1) ceder el propio derecho a otra persona, 
(2) deseo de ser tratado como un sirviente o cautivo, 
(3) estar listo para el reproche o la infamia.

🔺Mientras el Niño mira los instrumentos aterradores, y se aferra a la mano de Su Madre, el zapatito se desliza de su piececito y Él dice Su Fiat: “No se haga mi voluntad sino la Tuya”.

🔺Incluso podemos imaginar a los dos arcángeles que regresan al cielo y se les pregunta: “¿Qué dijo Él?”
y su respuesta sería algo así: 
“Estaba muy asustado y se aferró a su Madre, pero dejó caer su zapatito”.

Fuente: devotiontoourlady.com

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


1 Comment

Gloria María Rios · 27 junio, 2019 at 9:57 pm

ELLA es mi Madre, me da su perpetuo Socorro en mis grandes sufrimientos, y El Niño Jesús cuando lo miro,siempre me dice: Consuela a Mi Madre. Los Amo

Déjanos un comentario