San Bonitus (o San Bonet) fue, durante diez años, el obispo de Clermont en Auvergne. Era conocido por ser gran devoto de la Santísima Virgen María.

Según la tradición, este obispo vio a la Santísima Virgen María, mientras él estaba orando en la iglesia. Ese día fue interrumpido en sus plegarias cuando escuchó voces angelicales cantando en armonías celestiales.

Él levantó la cabeza para ver una multitud de ángeles entrar en la iglesia y su luz llenando todo el lugar. Con ellos estaban muchos de los santos en procesión detrás de los ángeles.

Todos ellos fueron seguidos por la Reina del Cielo, que estaba sentada en un trono magnífico.

Cuando la procesión celestial paró ante el altar mayor para escuchar la santa misa, la Santísima Virgen María miró a San Bonitus y dijo: “Aquí está Bonitus , mi siervo fiel y excelente obispo. Él es digno de cumplir esta función sagrada”.

Algunos de los santos benditos luego se separaron de los demás y se acercaron al santo obispo, el cual estaba conmocionado por la escena.

Tomándolo de la mano, acompañaron al obispo hasta donde estaban los ángeles y lo vistieron con una casulla de maravillosa mano de obra que la Santísima Virgen le había traído.

Cuando la misa terminó la Santísima Virgen, los santos y los ángeles se fueron y dejaron al obispo solo de nuevo.

Dos años más tarde San Bonitus retiró y se fue a la abadía de Manlieu, donde permaneció hasta su muerte en el año 710. La casulla que fue el regalo de la Santísima Virgen se mantuvo en Clermont hasta el año 1793 , cuando fue quemado con muchas otras reliquias sagradas consecuencia de la Revolución Francesa.

Fuente: http://mariamadrecelestial.blogspot.com/…/29-de-marzo-apari…

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Comentario