🔸Santuarios a pie de calle todavía se pueden ver en lugares de toda Europa, aunque no se parece en nada a lo que solía ser en la Edad Media cuando estos santuarios eran extremadamente frecuentes. Eran recordatorios públicos de Dios y sus santos, y estaban destinados al bien del público en general que vendría al santuario y se detendría un momento para orar. Pueden ser simples o algo elaborados, desde cruces sin adornos hasta torres independientes o incluso pequeñas capillas.

🔸Según la tradición, el 3 de julio en el año 1418, un soldado suizo cometió un sacrilegio en una estatua de la Santísima Virgen conocida como Nuestra Señora de la Carolle, o Nuestra Señora de Carole. Estaba ubicada en la esquina de la Rue aux Ours, que fue construida en el siglo 13. 
Se dice que el soldado suizo vino sobre el altar de la Santísima Virgen, después de haber dejado una taberna. Probablemente estaba intoxicado cuando él sacó su espada y repetidamente golpeó la estatua de la Santísima Virgen con el arma sin razón conocida. La estatua de Nuestra Señora de Carole comenzó a sangrar profusamente, como si fueran de carne y hueso, y herida por los golpes.

🔸Los ciudadanos que habían observado el sacrilegio se indignaron, y siguieron al soldado mientras huía de la escena de su crimen. El hombre fue finalmente capturado y detenido, y luego llevado ante el Canciller, donde fue condenado a muerte por la indignación.

🔸Desde 1418 hasta la Revolución, la esquina de la Rue aux Ours en París fue iluminada por muchas velas.

🔸El recuerdo de la mutilación se pierde gradualmente, pero el regocijo continuó hasta la Revolución en que fué destruida como muchos templos cristianos.

Fuente: https://gloria.tv/article/hNgpBYMGWYsN1Lp3bWT6gryjq


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: