Dos sociedades misioneras fundadas por el Cardenal Lavigerie se dedicaron a predicar el Evangelio en África y llevar asistencia humanitaria, siempre bajo la protección de María Inmaculada, Reina de África.

Una copia de la Virgen de bronce Virgo Fidelis de Bouchardon, que se encontraba en el monasterio de las Hijas de María del Sagrado Corazón en La Ferrandière, es la estatua que más tarde se llamaría Nuestra Señora de África. En 1840 la imagen fue llevada a Argelia por Mons. Dupuch, obispo de Argel.

En 1846, el nuevo obispo de Argel, Mons. Pavy, propuso la construcción de un santuario dedicado a María, bajo la advocación de Nuestra Señora de África. El santuario fue consagrado en 1872.

Varios años más tarde, el papa Pío IX corona solemnemente la estatua de Nuestra Señora de África. El 30 de abril de 1876, después de leer los dos Breves Pontificios, una diadema preciosa se ​​colocó sobre la cabeza de la Virgen. A partir de este día, la iglesia de Nuestra Señora de África se convirtió en una basílica.

Sobre el altar mayor, se lee: “Nuestra Señora de África, ruega por nosotros y por los musulmanes”.

FUENTE: www.mafrome.org

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: