31 ENERO - San Juan Bosco

Juan Melchor nació en Piamonte (Italia) el 16 de agosto de 1815. A los dieciséis años, ingresó en el seminario de Chieri y era tan pobre, que debía mendigar para reunir el dinero y los vestidos indispensables.

En diversas ocasiones su mamá le dice: Te consagré a María, sé devoto de la Virgen, sé todo suyo, y propaga su devoción entre tus compañeros.

Cuando Bosco tuvo su primer sueño a la edad de 9 años, recibió del Señor el encargo de enseñar a los chicos de su edad “la fealdad del pecado y la hermosura de la virtud“. Este mandato le pareció a Don Bosco imposible de realizarlo. El Señor le prometió:
 
“Yo te daré la Maestra, bajo cuya disciplina podrás llegar a ser sabio, y sin la cual toda sabiduría se convierte en necedad”.
 
La Virgen le pidió en “sueños” a Bosco que le edificara una Iglesia, señalándole el sitio exacto donde la quería y previniéndole de las grandes dificultades que iba a encontrar. Finalmente le dijo una profecía que se ha cumplido:

“Esta será mi casa: de aquí saldrá mi gloria”.

En la campana del templo mandó a grabar esta frase:

“Cuando María ruega todo se obtiene, nada se niega”.

Tenía una fe ciega y una gran confianza en María Auxiliadora. Suyas son estas palabras:

“Tened fe en María Auxiliadora y veréis que son los milagros”.

San Juan Bosco, siempre exhortaba a todos a llevar puesta una medalla de la Virgen:

“Pongamos toda nuestra confianza en María, y quien no tiene puesta su medalla, que se la procure... Besémosla y experimentaremos grandes ventajas para nuestra alma”.

Por donde quiera que iba repartía las medallas de María Auxiliadora difundiendo su devoción “y la confianza en la ayuda de María Santísima”. En un mes llegó a repartir más de diez mil.

Fue el fundador de dos grandes familias religiosas: la Sociedad de los Salesianos y las Hermanas de María Auxiliadora.

“Ella lo ha hecho todo”, son las hermosas palabras de fe que don Bosco exclama en los últimos días de su vida.

Murió en la paz del Señor el 31 de enero de 1888 a las cuatro y media de la mañana.

Fue beatificado el 2 de junio de 1929 por el Papa XI y canonizado por el mismo Papa el primero de abril de 1934.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: