La devoción comenzó en 1428, cuando se produjo en Forlì (ciudad italiana fundada en 188 a. c.) el milagro de que muchos fueran testigos.

En la noche del 4 al 5 de febrero, un incendio destruyó una escuela, situada camino a Cobelli donde ahora está la iglesia del Milagro.

En esa escuela se enseñaba a leer, escribir y también a rezar delante de la imagen de la Virgen, era un grabado en madera con la Virgen rodeada de muchos santos.

En 1928, se compuso un himno en honor a la Virgen, titulado “La llama viva”; en una de sus partes dice: “Los niños animados en aquellos tiempos antiguos, la multitud reunida en la humilde escuela, con himnos devotos, con palabras dulces con nombre de la madre se le oyó preguntar a ti”.

Cuando la escuela se quemó, la maestra Forlivesi notó con asombro que la imagen de la Virgen estaba intacta, no se había quemado ni estaba ennegrecida por el humo. Pocos días después, el 8 de febrero, la imagen fue llevada en procesión hasta la catedral y colocada ante el altar de la capilla mayor. A través de los años, los devotos se han congregado en torno a la Virgen no sólo con motivo de la fiesta, 4 de febrero, también en dificultades y peligros, como durante guerras y terremotos.


(fuente: www.diocesiforli.it)


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: