El santuario del Cerro Sagrado en Varese, en Lombardía (Italia), tiene su origen en una capilla construida allí para conmemorar la aparición de la Virgen María a San Ambrosio de Milán durante el siglo IV.

San Ambrosio, obispo y Padre de la Iglesia, fue uno de los que luchó heroicamente contra la herejía Arriana durante una buena parte de su vida. Esta herejía toma su nombre de un presbítero de Alejandría llamado Arrio, que enseñó falsamente que el Hijo de Dios era una mera criatura, distinto del Padre. 
Esta noción es refutada en el Evangelio de San Juan, que al inicio deja en claro :

“En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él no se hizo nada de lo que ha sido hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no prevalecieron contra ella”.

Aquella herejía generó gran discordia en el cristianismo. Arrio fue condenado en el Concilio de Nicea , y de nuevo en el Primer Concilio de Constantinopla .

San Ambrosio fue también un gran defensor de María, la Madre de Dios. Se cree que la Santísima Virgen se apareció a San Ambrosio durante la época del conflicto Arrio, y que el santo construyó la primera capilla a la Virgen del Cerro en ese lugar, no solo a petición de la Madre de Dios, sino también en acción de gracias por sus victorias teológicas al refutar las proposiciones heréticas del arrianismo.

El santuario creció en popularidad, especialmente después de que se estableció un convento de monjas agustinas en el siglo XV. 
El santuario principal es la iglesia de la Inmaculada Concepción, con capillas de los misterios del rosario.
Es un popular lugar de peregrinación incluso en nuestros días.

fuente: www.roman-catholic-saints.com
❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: