Una tarde en el siglo XIII, un pescador francés estaba pescando al lado del puerto de Marsella. Antes de que él se diera cuenta, una terrible tormenta se desató. Su barco se llenó de agua, su timón se había perdido y el mástil se rompió. Todo parecía sin esperanza y él sintió que nunca podría volver a puerto y el pensamiento de no volver a ver a su familia le hizo echar una mirada de desesperación hacia la ciudad y a la enorme roca que se alzaba como un centinela o guardia en la montaña que sobrepasaba el puerto.

De repente vio la figura de una mujer, vestida de blanco, de pie en la parte superior de la roca. Parecía estar extendiendo la mano para ayudarle a volver a la seguridad del puerto. A la vez se le ocurrió que la señora desafiando con tanta calma el viento y la lluvia sólo podía ser la Santísima Virgen, por lo que rogó que lo ayudara.

Casi de inmediato su barco se enderezó y, empujado por una ráfaga de viento, entró en la bahía hasta que llegó a la orilla. El pescador cayó de rodillas y derramó sus gracias a la Santísima Virgen, y luego corrió a su casa con su familia.

La historia de su rescate se extendió por todo el puerto. Se recordó que otros marineros, en numerosas ocasiones durante las tormentas severas, también habían visto la figura de la Virgen en la cima de la roca. Siempre que se les había aparecido, después sus barcos habían llegado de manera segura al refugio. A partir de finales del siglo XVI muchos marineros asumieron la costumbre de ir a Notre-Dame de la Garde para orar.

En acción de gracias los marineros de Marsella erigieron una capilla en la cima de la roca. En ella se consagra una hermosa imagen de la Virgen. Alrededor de 1544, la capilla fue sustituida por una gran iglesia y la estatua fue transferida.

María no limitó su ayuda sólo a los marineros y se demostró en el año 1832, cuando una grave epidemia de cólera azotó Marsilles; las personas decidieron hacer un llamamiento a María. En procesión, subieron la montaña, quitaron la estatua de la capilla y solemnemente la llevaron por las calles de la ciudad. Al poco tiempo la epidemia desapareció. Así que la llamaron María, Nuestra Señora del Socorro y los marineros la llamaban Nuestra Señora de los Navegantes.

En Marsella hoy, la colina de Notre Dame de la Garde está coronada por una hermosa basílica, a una altitud de 550 metros, que fue construida en 1864. Una estatua de oro de la Virgen y el Niño domina adecuadamente la ciudad.

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: