5.

Contexto Humano

Al reflexionar sobre el contexto humano, individual y social de las apariciones de la Madre de Dios en Fátima, no es difícil percibir la importancia fundamental del mensaje de nuestra Señora para nuestro tiempo.

Nosotros también vivimos en una época en que muchos están dispuestos a sacrificarlo todo, incluyendo las vidas de nuestros indefensos e inocentes hermanos no nacidos; las vidas de aquellos que tienen el primer derecho a nuestro cuidado: los ancianos, los enfermos graves y los que sufren con necesidades especiales; y el gran bien del matrimonio y la familia, primera célula de la vida social, en el altar del individualismo egoísta y el relativismo tiránico.

Muchos, en nuestros días, se han alejado de Dios y se han rebelado contra las enseñanzas más fundamentales de su Ley vivificadora: la enseñanza referente a la dignidad inviolable de la vida humana y la enseñanza sobre la integridad de la unión fiel, indisoluble y procreativa de un hombre y una mujer en el matrimonio; por lo que se han encontrado a sí mismos profundamente infelices y sin esperanza.

Podemos estar seguros de que la Madre de Dios busca atraernos hacia sí misma y por lo tanto colocar nuestros corazones, unidos con su Corazón Inmaculado, en el Sagrado Corazón de Jesús.

En su amor maternal, ella nos atrae al Corazón de Jesús, el único lugar donde vamos a encontrar tanto la purificación de nuestros pecados como la inspiración y la fuerza del amor inconmensurable e incesante de Dios por nosotros.

En última instancia, ella desea conducirnos al Misterio de la Fe, a la Santa Eucaristía, la medicina y el alimento que nos cura del pecado y nos fortalece contra la tentación a pecar, rescatándonos así del fruto del pecado: la muerte eterna.

CONOZCAMOS la historia completa y el significado de Fátima para aprender la forma en que debemos responder ahora al llamado de nuestra Señora por la paz en el mundo, a través de la salvación de las almas.

.

0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: