La primera iglesia dedicada a Nuestra Señora por San Pedro Apóstol no era en realidad en Italia, sino que fue en la ciudad de Tartus, Siria, conocida como Tortosa, por los cruzados.

La Catedral de Nuestra Señora de Tortosa, construida en 1123 por estos cruzados, está en el sitio del santuario original de la Santísima Virgen que fue dedicado por San Pedro.

Se recuerda que el emperador Constantino miró con buenos ojos a la ciudad debido a su amor por la Santísima Virgen María y la devoción a ella por los fieles en Tortosa.

Por lo que parece la iglesia de Nuestra Señora se utilizó como una fortaleza, de hecho había torres en torno a la estructura, dos de los cuales han sobrevivido a los siglos. La iglesia creció como una fortificación, la cual era defendida por los cruzados, incluso después de que Tortosa fue tomada por Saladino en 1188.

Los Caballeros Templarios siguieron utilizando a la iglesia como una especie de cuartel general hasta el año 1291, cuando también fue tomado.

Una vez capturada, fue convertida en una mezquita. Más tarde, bajo el Imperio Otomano, la iglesia fue utilizada como lugar de almacenamiento.

Actualmente, el templo sólo se utiliza como museo.

(fuente: www.roman-catholic-saints.com)


0 comentarios

Comentario