🔸Un día, próximo a la Navidad, alrededor del año 800, en Goutelle (Francia), un pastor conducía su rebaño cuando vio con asombro una estatua de la Virgen sentada en un trono y sosteniendo a su pequeño hijo.

🔸Pronto se corrió la voz y todo el mundo quería ver allí el prodigio. Un sacerdote llevó a la estatua milagrosa a su iglesia. De inmediato, la gente salió en masa a venerarla.

🔸Grande fue la sorpresa cuando descubrieron que la estatua se había ido, a pesar de que las puertas del templo habían sido cerradas de noche, para aparecer luego en el lugar donde originalmente fue encontrada, en la roca llamada la silla de la Virgen.

🔸La gente entendió el mensaje de Nuestra Madre y erigió ahí mismo una capilla, pero lamentablemente, esta se desplomó el día de Navidad, dañando severamente la estatua. La capilla fue reconstruida aún más grande y más hermosa.

🔸Desde hace muchos años, cada 15 de agosto tiene lugar una gran Peregrinación, en la cual miles de peregrinos acuden al Santuario de Nuestra Señora de Valfleury.

🔸Actualmente cuatro Vicentinos viven en Valfleury, quienes están a cargo del santuario.

(Fuente: www.sanctuaire-notredamedevalfleury.fr)

❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 commentarios

Comentario