“Madre de la Gracia”, o “Nuestra Señora de Gracia”, también conocida también como “Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada”.

En 1610, Domingo de Jesús-María, religioso carmelita y devoto mariano, estando en el altar de la iglesia del monasterio de Maria della Scala en Roma encontró una pintura al óleo de la Madre De Dios.

Estaba descuidada y un poco sucia. Domingo la limpió y oró a la Madre con gran devoción. Para su sorpresa, vio que la imagen se renovó y la colocó en su celda, donde se convirtió en el objeto de su amor y oración a favor de los que acudían a él en sus necesidades y aflicciones.

Una noche, mientras oraba con fervor ante el cuadro de la Madre Celestial, se dio cuenta de que un poco de polvo se había asentado en ella. Se puso inmediatamente a limpiarla y se disculpó diciendo “Oh pura y más Santa Virgen, nada en el mundo entero es digno de tocar tu santo rostro, pero ya no tengo más que este pañuelo grueso y te pido te dignes aceptar mi buena voluntad”.

Para su gran sorpresa , el rostro de la Madre de Dios pareció tomar vida, y sonriendo dulcemente, inclinó su cabeza, que a partir de entonces permaneció inclinada.

Domingo pensó que estaba soñando pero María le aseguró que sus peticiones serían escuchadas. El cayó de rodillas, se ofreció por completo al servicio de Jesús y María y pidió la liberación de un alma del purgatorio. María le dijo que ofreciera varias misas y otras buenas obras. Poco tiempo después, cuando fue nuevamente orando delante de la imagen, María se le apareció contándole que llevaba el alma de su benefactor al Cielo.

Domingo se propuso propagar la veneración a la Virgen, insistiendo a la gente que pidiera con confianza que Ella escuchaba las oraciones.

Ella le dijo: “Todos los que me veneran con devoción en esta imagen y se refugian, tendrán su petición concedida y voy a obtener para ellos muchas gracias, pero sobre todo habrá que escuchar sus oraciones por el alivio y la liberación de las almas del purgatorio”.

Poco después, Domingo colocó la imagen en la iglesia de Maria Della Scala, y así, muchos favores milagrosos fueron obtenidos por los que honraron e invocaron a la Madre.

A la muerte de Domingo, la pintura original se entregó al príncipe Maximiliano de Baviera quien, a su vez, se la entregó a los Carmelitas Descalzos en Munich en 1631.

De ahí, pasó a manos del Emperador Fernando II de Austria y su esposa Leonor.

Actualmente, se encuentra en la iglesia del monasterio de Viena Doabling.

El día 27 de septiembre 1931 fue solemnemente coronada por el Papa Pío XI en el 300 aniversario de su llegada a Viena.

(fuente: www.roman-catholic-saints.com)


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: