La primera de las siete alegrías de María fue la Anunciación, que los franciscanos expresan con estas palabras: “La Virgen María, inmaculada, concibió a Jesús con alegría por medio del Espíritu Santo”. Qué alegría y felicidad en el saludo del ángel. Qué alegría saber que ahora, dentro de su vientre, ella llevó al Hijo de Dios.

La segunda gran alegría de María fue la Visitación. “La Inmaculada Virgen María llevó a Jesús con alegría a Jesús”. La caridad y el amor inspiraron esta visita. Qué felizmente nuestra Santísima Madre debió haber cruzado las colinas hasta la lejana casa de su prima Isabel, que también estaba embarazada, del futuro Juan el Bautista.

La tercera de las siete alegrías de la vida de María fue la natividad. “La Inmaculada Virgen María trajo a Jesús con alegría al mundo”. Cada madre comparte esa alegría. María lo experimentó en toda su inocencia y dulzura. Ella experimentó la santa felicidad de traer al mundo al Hijo de Dios, que iba a ser el Redentor y el Salvador de todos los hombres.

El cuarto gozo de María fue el de la Epifanía, que podríamos expresar con estas palabras: “La Inmaculada Virgen María exhibió a Jesús con alegría en la adoración de los Reyes Magos”. Todas las madres son felices cuando pueden mostrar a su hijo a los demás. Esa fue la feliz experiencia de María cuando los tres Reyes Magos vinieron miles de millas para adorar y honrar a su Hijo, para traer regalos a su Niño.

La quinta de las siete alegrías de María, nuestra Santísima Madre, es lo que ella experimentó cuando finalmente encontró a Jesús después de su pérdida de tres días en el templo. “La Inmaculada Virgen María encontró a Jesús con alegría en el templo”. María experimentó tal dicha cuando encontró a Cristo en el templo enseñando y escuchando a los médicos, los doctos docentes de la ley.

El sexto gran gozo de la Santísima Madre fue el que ella experimentó al ver a Jesús después de su resurrección. Las palabras fallan al expresar la felicidad de la Madre de Dios cuando vio a su Hijo resucitado de la tumba. Su alegría, en contraste con el dolor del primer Viernes Santo, fue suprema.

La séptima de las siete alegrías de María fue la que tuvo María cuando fue llevada al cielo y coronada reina del cielo y la tierra. “La inmaculada Virgen María fue recibida con alegría por Jesús en el cielo y allí fue coronada Reina del cielo y de la tierra”.

.
Fuente:
http://devotiontoourlady.com/may.html
.
❤️ Hagamos conocer y amar a la Virgen María.


0 comentarios

Agradecemos nos dejes un comentario

A %d blogueros les gusta esto: