Arca de la Alianza

Esta es una de las letanías que tiene un significado muy especial, pues con mucha razón se llama a la Santísima Virgen María ,  Arca de la Alianza porque en Nuestra Señora se hallan de modo admirable las más bellas cualidades y afectos de aquella Arca, la cual fue para el antiguo pueblo de Israel el monumento más respetable por los judíos, fue construida siguiendo las precisas instrucciones  de Dios a los pies del monte Sinaí, fue elaborada con madera preciosa de Acacia,  que era incorruptible, la madera,  simboliza el cuerpo incorruptible de María, libre de toda corrupción y mancha,  Ella fue asunta al cielo en cuerpo y alma, con gran acompañamiento de todos los àngeles.

Aquella Arca interior y exteriormente estaba cubierta de Oro, oro purísimo que simbolizaba a María, llena de todas las virtudes, especialmente de el amor a Dios y a la humanidad, amor que poseía desde el primer instante de su vida, y sobre la parte superior  del Arca había una corona de Oro y dos querubines,

 

El Arca representa la Alianza entre Dios y el pueblo judío, ésta estaba situada en el Sancto Santorum o lugar más Sagrado del Tabernáculo o Templo Santo en Jerusalén, es ahí donde está la esencia  de la fe judaica, en su interior se guardaban tres los elementos Sagrados, el Báculo de Moisés, un pedazo de Mana y las tablas de los 10 mandamientos.

 

A María se le llama Arca de la Alianza porque ella misma es el Arca de la Alianza, en ella tenemos el báculo, porque es ella quien nos ayuda a pisar con firmeza a lo largo de nuestra vida, Dios le confirió a María el poder de conceder Gracias, cuando tenemos devoción  a ella y caminamos  de la mano de  María a través del Santo Rosario, nos lleva a conocer y amar más a su Divino Hijo, Jesús, el rezar las tres aves marias antes de dormir, la dedicación a ella en todo momento,  nos hace ir por sendas seguras, nos hace sentir su protección de Madre. Así comenzamos a conocer más a Jesús, porque Él,  es quien nos abre el camino para ir al cielo, Él es el báculo de nuestra  vida, María es el báculo de Jesús y cuando Él está en nuestra vida, vemos el camino a seguir, en esa búsqueda del cielo, como Moisés que abrió el camino, para ir a la tierra prometida, ante las aguas del mar. Bueno es esto lo que la Virgen nos quiere mostrar,  pisar fuerte con Jesús, por eso cuando uno conoce más a la Virgen, más se enamora de Jesús, ella es el medio más seguro, más fácil más corto y el más perfecto camino hacia la santidad, es ella quien nos concede aquellas Gracias que cada uno necesitamos para seguir creciendo en nuestra fe.

 

También en María y el Arca tenemos el pedacito de Maná, el alimento milagroso, alimento celestial, dotado de todo sabor, esto nos recuerda la dulzura y la incomparable bondad de la Madre de Dios tanto para los justos como para los pecadores, sí,  ella nos presenta al verdadero Pan del cielo, a Nuestro Señor Jesucristo porque María es una mujer Eucarística y nos enseña a amarlo ahí, por ella siempre llegamos a Jesús, entonces cuando uno más devoción tiene a la Virgen, más cercanía tenemos a la Eucaristía, a Jesús, recordemos que ella , en los mensajes que nos ha dado en sus apariciones, siempre nos invita al Sacramento de la Comunión, a visitar a su Hijo en el Santísimo, ella siempre nos llevará a Jesús, a Jesús Eucaristía para que nos alimentemos, porque así como el Maná alimentaba a la comunidad judaica en ese camino largo a la tierra prometida, así María nos invita a enamorarnos más de Jesús, para tener fuerzas para caminar, como aquel Maná los saciaba y les daba también fuerza para caminar, así la Eucaristía nos llena la vida y nos sacia y nos da fuerza para seguir caminando y creciendo en la fe.

 

Y por último vemos los Diez Mandamientos, las tablas de la antigua Ley, monumento de la sabiduría  de Dios,  que fueron conservadas en el Arca, en María figura también la Sabiduría, ya que ella es profunda conocedora y perfecta ejecutora de la Ley Divina, el legislador de la nueva Alianza, Jesucristo, quiso permanecer durante nueve meses, en el casto seno de María, y si el Arca traía a los israelitas los recuerdos de la alianza que Dios había celebrado con ellos, María nos recuerda también la nueva Alianza, que el Hijo De Dios, nos hizo contraer con el Padre, tomando en el seno de María la vida que entregó generosa y amorosamente por cada uno de nosotros para rescatarnos del pecado.

 

Ésta MÍSTICA  ARCA fue preparada para ser Sede de la Sabiduría Increada, el tabernáculo de Aquel que por su ENCARNACIÓN  es LA ALIANZA SUBLIME, ENTRE DIOS y el ser humano de la ALIANZA ESPECIALÍSIMA, entre el Amor Infinito y Eterno de Dios y la humanidad pecadora y redimida por el Verbo Divino de Encarnación Redentora.

El   Seno Purísimo de María como ARCA DE LA ALIANZA, por su trascendental palabra  “HÁGASE EN MI” nos dio a Jesucristo que es el CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA.

Autora: Clarita Silva Santacruz de Servín.

Equipo Fatimazo por la Paz

No. 33 de la Serie Letanías Lauretanas.

 

 

Categorías: Fatimazo

1 comentario

Laura silva · 25 septiembre, 2018 a las 10:29 pm

Que hermosa manera de ver todo lo que encierra, nuestra madre, cuando queremos guardar algo precioso, lo ponemos en una caja la más bonita porque lleva dentro un tesoro, y creo que nuestra madre Santísima es el más bello cofre, pirque tiene el más bello regalo y en ella y por ella podemos tener acceso al amor divino de su hijo.
Gracias equipo de Fatimazo.

Comentario