ESPEJO DE JUSTICIA
Hemos de considerar, en primer lugar, lo que debemos entender por JUSTICIA, porque esta palabra tal como se emplea en el lenguaje de la Iglesia, no tiene el sentido que el lenguaje ordinario le atribuye.
Por justicia no debemos entender aquí la virtud de la lealtad, de la equidad (dar a cada uno lo que merece), de la rectitud en la conducta sino más bien la justicia o perfección moral, en cuanto abarca, a la vez, todas las virtudes y significa un estado del alma virtuoso y perfecto, de tal manera que el sentido de la palabra JUSTICIA es casi equivalente al sentido de la palabra SANTIDAD.
Por esto, al ser llamada María “espejo de justicia”, lo hemos de entender en el sentido de que es espejo de santidad, de perfección y de bondad sobrenatural.
¿Qué se entiende al compararla con un espejo? Un espejo es una superficie que refleja algo, como el agua inmóvil, el acero pulido, la luna…
Ella refleja a nuestro Señor, que es la Santidad Infinita, por lo cual es llamada Espejo de la Santidad, o como se dice en las Letanías ESPEJO DE JUSTICIA.
María llegó a reflejar la santidad de Jesús viviendo con El.
¡Cuán semejantes llegan a ser los que se aman y viven juntos! Cuando reina el amor entre esposos, entre padres e hijos, entre hermanos, amigos, con el tiempo se produce un maravilloso parecido que llega a manifestarse en la expresión de los rasgos de la voz, en el lenguaje y algunas veces hasta en carácter, opiniones, gustos. Esto también sucede, sin duda, en el estado invisible de las almas, en las cuales, para bien o para mal, se realiza esta transformación y semejanza.
Hemos de considerar ahora que María amaba a su Divino Hijo con un amor indecible y que lo tuvo consigo durante treinta años. Si estuvo llena de gracia antes de haberlo concebido en su seno, debió alcanzar una santidad incomprensiblemente mayor después de haber vivido tan íntimamente con El durante aquellos treinta años. Santidad que reflejaba los Atributos de Dios con una plenitud de perfección, de la cual ningún santo puede darnos una idea.
Ella es el ESPEJO DE LA DIVINA PERFECCIÓN.

 

Marisol Solis, equipo Fatimazo por la paz.

Referencias:

“MEDITACIONES SOBRE LAS LETANÍAS DE
LA SANTÍSIMA VIRGEN PARA EL MES DE MAYO”
del Cardenal Newman

Extractos del libro

“LETANÍAS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN”
del Pbro. Ángel Cavatoni

No. 23 de la Serie Letanías Lauretanas

Categorías: Fatimazo

Comentario